Amigdalectomía (Tonsillectomy)

Las amígdalas son dos porciones de tejido ubicados a ambos lados en la parte de atrás de la garganta.  Las amígdalas pueden agrandarse como consecuencia de infecciones recurrentes en las amígdalas o la garganta.

También pueden convertirse en un lugar de almacenamiento para bacterias.

Infección

Infecciones recurrentes de las amígdalas o de la garganta a pesar del tratamiento con antibióticos.

Obstrucción de las vías respiratorias altas

Las amígdalas agrandadas pueden bloquear las vías respiratorias y causar problemas para respirar.

Evitar los siguientes medicamentos y productos antes de la cirugía:

Durante dos (2) semanas antes de la cirugía, no dar:

  • Aspirina o medicamentos que contengan aspirina (Pepto Bismol)
  • Ginko biloba
  • Hierba de San Juan

Durante una (1) semana antes de la cirugía, no dar:

  • Ibuprofeno o medicamentos que contengan ibuprofeno (Advil, Motrin)
  • Medicamentos antiinflamatorios (Aleve, Naprosyn)

Evitar los siguientes medicamentos durante dos (2) semanas después de la cirugía:

  • Aspirina o medicamentos que contengan aspirina (Pepto Bismol)
  • Ginko biloba
  • Hierba de San Juan
  • Medicamentos antiinflamatorios (Aleve, Naprosyn)

Su hijo/a puede tomar ibuprofeno o medicamentos que contengan ibuprofeno (Advil, Motrin) despuésde la cirugía.

La amigdalectomía se realiza bajo anestesia general como paciente ambulatorio o con observación durante la noche (pasar la noche en el hospital). La amigdalectomía suele hacerse con la adenoidectomía. La cirugía tarda 30 a 45 minutos y los niños permanecen en el hospital durante 2 a 4 horas después de la cirugía, o durante toda la noche para observación.

La mayoría de los niños tardan 7 a 10 días en recuperarse de una amigdalectomía. Algunos niños se sienten mejor en unos pocos días, y otros tardan hasta 14 días en recuperarse.

Respiración:

Es normal roncar y respirar por la boca después de la cirugía debido a la hinchazón. La respiración normal debería retomarse 10 a 14 días después de la cirugía. 

Cicatrices:

En el lugar donde se quitaron las amígdalas se forma una membrana o cicatriz. Se ven como dos cicatrices separadas, o a veces toda la parte de atrás de la garganta está cubierta por una cicatriz. Las cicatrices son gruesas y blancas, y pueden provocar mal aliento. Eso es normal. Generalmente las cicatrices se caen de a poco 5 a 10 días después de la cirugía y se tragan.

Sangrado:

Si hay sangrado por la boca o la nariz, vaya inmediatamente al Emergency Department (Departamento de Emergencias) en el Main Campus (campus principal) de Cincinnati Children’s para ser atendido por el médico ENT (otorrinolaringólogo) de guardia. No vaya al Liberty Campus ni a Urgent Care (Atención inmediata) porque no hay médicos otorrinolaringólogos allí. El sangrado generalmente significa que las cicatrices cayeron demasiado pronto y eso necesita atención inmediata. Se harán todos los intentos razonables para detener la hemorragia en el Emergency Department (Departamento de Emergencias). Algunos niños necesitan ser trasladados a la sala de operaciones para controlar el sangrado. 

Habla:

Si las amígdalas son muy grandes, el sonido de la voz puede ser diferente después de la cirugía. 

Náuseas y vómitos:

Algunos niños tienen náuseas y vómitos debido a la anestesia general. Eso debería terminar en unas horas. Llame a la enfermería si las náuseas y los vómitos continúan durante más de 12 a 24 horas.

Fiebre:

Una fiebre baja es normal durante algunos días después de la cirugía y se debe dar acetaminofén (Tylenol) cada 4 a 6 horas. Llame a la enfermería si la temperatura de su hijo/a es mayor a 102°F. 

Dolor:

  • La mayoría de los niños tienen dolor de garganta moderado a fuerte después de la cirugía. Muchos niños también se quejan de dolor de oídos. El mismo nervio que va a la garganta va a los oídos, y la estimulación de ese nervio puede sentirse como dolor de oídos.
  • Algunos niños se quejan además de dolor de mandíbula y de cuello. Eso se debe a la posición en la sala de operaciones. 
  • Muchos niños tienen problemas para comer, tomar y dormir debido al dolor.
  • El dolor que su hijo/a siente puede variar durante la recuperación, de leve a muy fuerte. El dolor puede continuar durante hasta 14 días.

Control del dolor:

  • Dele a su hijo/a acetaminofén (Tylenol) cada 5 horas para el dolor.  En el caso de los niños que no pueden tomar medicamentos líquidos para aliviar el dolor, el acetaminofén (Tylenol) también viene en un supositorio rectal y como tableta que se disuelve en la boca.
  • Si el dolor no se alivia con el acetaminofén (Tylenol) solo, se puede agregar ibuprofeno (Advil/Motrin). Puede darle ibuprofeno (Advil/Motrin) a su hijo/a cada 8 horas.
  • Su médico también puede prescribirle un esteroide (Decadron).
  • También le puede dar medicamentos con receta médica para aliviar el dolor. En ese caso, siga las indicaciones del médico para dar el medicamento.
  • Una compresa con hielo en el cuello, calor en el oído y la mandíbula, masticar goma de mascar y un humidificador en la habitación del niño también pueden ayudar a aliviar el dolor. 

Si en cualquier momento su hijo/a muestra síntomas de mareos severos u otras conductas que le preocupen, llame a la enfermería inmediatamente.

Tomar líquidos

Lo más importante para la recuperación es tomar abundantes líquidos. Algunos niños no quieren tomar líquidos porque les duele. Ofrézcale y anímelo a tomar líquidos a cada hora aproximadamente mientras esté despierto, como jugos, gaseosas, paletas heladas de agua y Jell-O. Se pueden ofrecer productos lácteos como budines, yogures y helados. A algunos niños les puede salir una pequeña cantidad de líquido por la nariz cuando toman algo. Eso debería dejar de ocurrir unas pocas semanas después de la cirugía.

Llame a la enfermería si le preocupa que su hijo/a no esté tomando suficientes líquidos o si hay signos de deshidratación (orina menos de 2 a 3 veces al día, llora sin lágrimas). En el caso de los niños que se niegan a tomar líquidos y que tienen signos de deshidratación, deben ir al Emergency Department (Departamento de Emergencias) de Cincinnati Children’s en Main Campus. No vaya al Liberty Campus ni a Urgent Care (Atención inmediata).

Comer

Los niños pueden volver a su dieta normal después de la cirugía. Cuanto antes comiencen a comer y masticar, más rápida será la recuperación. Muchos niños pueden no querer comer debido al dolor. Si su hijo/a está tomando abundantes líquidos, no se preocupe por la comida. Muchos niños no están interesados en comer durante al menos una semana después de la cirugía. Algunos niños pierden peso, pero lo recuperan cuando retoman una dieta normal.

La mayoría de los niños descansan en la casa durante varios días después de la cirugía.  Pueden volver a las actividades normales cuando se sientan bien como para hacerlo. En general, los niños pueden volver a la escuela cuando están comiendo y tomando líquidos normalmente, no necesitan medicamentos para aliviar el dolor y duermen durante toda la noche. Para la mayoría de los niños eso sucede 7 a 10 días después de la cirugía, pero para algunos niños puede ser menos o más días. Aunque los niños pueden sentirse bien, hay riesgo de sangrado durante hasta 14 días después de la cirugía. Tenga eso presente cuando se retomen las actividades. No viaje lejos del área de Cincinnati durante 2 semanas después de la cirugía.

En general no es necesario seguimiento en la clínica.  El médico les dirá si necesita ver a su hijo/a después de la cirugía.  Llame al consultorio si tiene cualquier duda o inquietud en cualquier momento durante la recuperación de su hijo/a.


Last Updated 08/2014