Bronquiolitis (Bronchiolitis)

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad común en los bebés y en los niños pequeños. Ocurre durante el invierno y a comienzos de la primavera, y afecta todo el tracto respiratorio. Los bronquíolos son los pasajes más pequeños de aire en los pulmones.

La bronquiolitis generalmente empieza como un resfrío, a menudo con síntomas de fiebre, una nariz que destila o que está congestionada, y un apetito pobre o dificultad de chupar en los bebés. Después de 2 a 4 días, los virus se extienden a los bronquiolos, causando irritación y estrechamiento de estos pasajes de aire. El resultado es un sonido como de silbido (sibilante) cuando se bota el aire.

La bronquiolitis es generalmente leve y el niño(a) se va recuperando después de 3 o 4 días. Sin embargo, algunas veces la infección es más seria y se requiere que él o ella sea admitido(a) en el hospital.

¿Qué causa la bronquiolitis?

La bronquiolitis puede ser causado por cualquiera de los tantos virus que causan enfermedades parecidas a la gripe y al resfriado. El causante más frecuente es el virus respiratorio sincitial, seguido por los virus de parainfluenza.

Los niños(a) pequeños se contagian de estos virus durante el contacto cercano de niños mayores, familiares y de cualquier otra persona infectada, pero que a menudo sólo presentan un problema leve. El virus se extiende directamente a las membranas mucusas cuando una persona infectada estornuda o tose en la cara de otra persona. Puede esparcirse indirectamente a través de la mano que toca juguetes contaminados o el tablero de mesas y después toca los ojos o la nariz. La enfermedad empieza después de 3 a 7 días.

¿Qué debe esperar si su niño(a) está hospitalizado?

Aislamiento por precaución

Debido a que el virus que causa la bronquiolitis puede esparcirse a otros, su niño(a) puede ser puesto en un cuarto de aislamiento. Se pondrá en la puerta una señal de aislamiento para recordar a las otras personas que deben tomar precauciones, incluyendo lo siguiente:

  • El cuarto del paciente: La puerta del cuarto debe permanecer cerrada. Si se comparte el cuarto con otro paciente, los padres y visitantes no deben proveer cuidados a los otros pacientes del cuarto, ni compartir equipos o juguetes.
  • Lavada de manos: Todas las personas que entren o salgan del cuarto deben lavarse las manos. Las manos deben también lavarse luego de proveer un cuidado directo al niño; cada vez que las manos estén sucias de secreciones o de excreciones; y luego de tocar juguetes, equipo médico y muebles. Lavarse las manos es la mejor manera de prevenir que se disemine la infección.
  • Guantes, batas y máscaras: Los trabajadores que proveen cuidados de salud a múltiples pacientes requieren usar una máscara al entrar al cuarto, y ponerse guantes y batas durante los procedimientos. Esto con el propósito de prevenir un contacto directo de piel y ropa con secreciones respiratorias y superficies contaminadas. Para limitar la exposición a estos virus, se les enseñarán a los padres y visitantes cuándo y cómo usar los guantes, batas y máscaras. Sin embargo, el uso no es obligatorio y, si lo usan, deben luego botarlo en el tacho de basura dentro del cuarto antes de salir.
  • Actividades para jugar y los visitantes: Debido a que los pacientes que están aislados deben permanecer en su cama, se les proveerá de juguetes y de actividades de juego en su mismo cuarto. Por la protección de sus niños, no se permite la visita de hermanos(a) y de amigos que sean de la misma edad de su niño(a).

Dando de comer a su bebé

A la mayoría de bebés se les ofrece fórmula regular o la leche materna. Se le dará a su bebé suficiente líquidos mientras esté en el hospital. Los líquidos son unas de las cosas más importantes que necesita un bebé con bronquiolitis.

Algunas veces en el hospital se le reducirá o dejará de alimentar al bebé por un corto periodo de tiempo. Esto se hará si el alimentarlo hace que el niño(a) respire con más dificultad. Los alimentos también se reducirán o detendrán si su bebé empieza a vomitar. Si se reduce o se para los alimentos por un corto tiempo, se le puede dar líquidos a través de una aguja pequeña que se pone en la vena (IV).

Succionando la nariz

Cuando los bebés tienen bronquiolitis, la nariz a menudo esta taponada. Esto puede hacer difícil respirar mientras se está comiendo. A menudo la nariz de un bebé con bronquiolitis será succionada antes de que coma. Algunas veces es difícil succionar el moco fuera de la nariz porque está muy duro. Cuando esto sucede, se pone unas gotas de agua con sal (gotas de salina para la nariz) antes de succionarla. Si va a estar en el hospital, usted va a querer aprender cómo usar la bombilla en forma de pera que se usa para la succión. Aprender esto la va a hacer sentir más confortable cuando regrese a la casa.

Oxígeno

Cada par de horas, o más seguido, la enfermera de su niño(a) o el terapeuta de la respiración hará una evaluación de la manera en que su bebé está respirando. Esta evaluación ayudará a decidir: 1) si se necesita más oxigeno, ó 2) si el bebé está listo para dejar gradualmente el oxígeno extra. La enfermera o la terapeuta le enseñarán a cómo identificar las señales y síntomas de una respiración dificultosa.

Puede que se use con estas evaluaciones, una máquina llamada oxímetro pero no es necesario que su bebé esté conectado todo el tiempo a esta máquina.

El laboratorio y otros exámenes

La bronquiolitis generalmente no requiere de un examen, pero hay algunas excepciones. Estos exámenes incluyen algunos exámenes de sangre y unos rayos X del pecho. Si algunos de estos exámenes se necesitaran, se le explicará a usted la razón de ellos.

Medicinas

La bronquiolitis generalmente desaparece por si sola y no ayuda el darle muchos medicamentos, pero hay algunas excepciones. Se puede probar con unas cuantas medicinas para ver si hacen que su bebé se sienta mejor. Estas medicinas incluyen:

  • Se puede usar una medicina de fiebre que no contenga aspirina si su bebé está muy inconfortable o si tiene fiebre (recuerde que nunca le debe dar aspirina al bebé a no ser que su doctor lo haya ordenado).
  • Algunas veces se prueba con medicinas que su bebé pueda inhalar dentro de sus pulmones. Esto puede a veces ayudar a un bebé con bronquiolitis.

Regresando a casa

Dejando el hospital

Muy pocos bebés con bronquiolitis están en el hospital más de 2 – 3 días. Ellos generalmente regresan a casa cuando:

  • La respiración es más despacio y fácil
  • Están comiendo bien
  • Se les puede dar en casa las medicinas y el oxígeno, si aún lo necesitaran
  • Hay alguien en la casa que puede usar una bombilla en forma de pera para succionar la nariz
  • Lo apruebe el doctor del bebé y si está de acuerdo con todo lo expuesto en el plan de alta
  • Se ha hecho una cita de seguimiento con el doctor
  • Usted se siente confiable de que su bebé está listo(a) para ser dado de alta. Esto es lo más importante

Lo qué debe esperar luego de ser dado de alta

  • Es normal que su niño(a) tenga síntomas por un par de días luego de haber sido dado de alta (Puede ser que su familia se de cuenta que necesita tomar unos días de vacaciones del trabajo, para poder dar los cuidados extras que necesita el bebé en esta etapa inicial).
  • La respiración sibilante generalmente mejora en 2 -5 días.
  • La nariz tupida y la tos puede durar por 1 – 2 semanas más.
  • Las rutinas de dormir y de comer regresarán a la normalidad en 4 – 7 días.

Especialmente recuerde lo siguiente:

  • Asegúrese de que nadie fume en la casa. El humo puede ser muy malo para los bebés y es especialmente malo para los bebés con bronquiolitis.
  • Por las siguientes semanas, asegúrese de lavarse de las manos frecuentemente, especialmente después de tocar a su bebé.
  • Use gotas de agua con sal y succione la nariz de su bebé si está congestionada o taponada, antes de darle de comer o de ponerlo a dormir. Usted puede comprar las gotas de agua y sal para la nariz en cualquier farmacia, o puede prepararlas en casa.
  • No le dé gotas nasales descongestionantes, antihistamínicos o cualquier otra medicina para el resfrío a no ser que haya sido recetada por el doctor.
  • Para mayor información hable con el doctor de su niño(a) o con la enfermera. Usted también va a poder encontrar buenos libros acerca de las enfermedades en los niños, en las librerías o bibliotecas. Una bibliotecaria puede a menudo encontrar exactamente lo que usted está buscando. Debido a que toma mucho tiempo el publicar los libros, algunos libros o artículos pueden no tener la información más actual. Antes de preocuparse acerca de las diferencias en información, hable con el doctor de su niño(a).

Línea de Asistencia en Español

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.


Ultima revisión: 1/10

Estipulaciones Legales De Los "Temas De Salud"

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated /