Fractura de Huesos y Esguinces (Broken Bones and Sprains)

Los daños músculo esqueléticos incluyen fracturas y/o dislocaciones de huesos y articulaciones, esguinces, torceduras, ruptura de ligamentos, laceración de tendones y daño de nervios y/o vasos sanguíneos. Una fractura es una ruptura del tejido óseo.

Una fractura sucede cuando existe demasiada fuerza colocada sobre un hueso el cual se puede cascar, resquebrar, o quebrar. Los músculos, vasos sanguíneos, nervios, tendones, articulaciones y otros órganos pueden ser ocasionalmente dañados cuando ocurre una fractura.

Los huesos, articulaciones, tendones, ligamentos, músculos, vasos sanguíneos y nervios conforman el sistema músculo esquelético. Los niños se pueden dañar ellos mismo de muchas maneras.

El esqueleto humano da forma al cuerpo, le permite moverse, protege órganos, produce los glóbulos rojos de la sangre, y almacena calcio, fósforo y otras sustancias químicas del cuerpo.

Algunas fracturas son visibles mientras que otras no pueden ser vistas. Los signos comunes de una fractura incluyen dolor, inflamación la cual puede ser rápida o lenta, decoloración de la piel, hormigueo o entumecimiento e inclusive la incapacidad del niño de usar la parte dañada. Se le hará a su niño un examen físico y se le tomará una placa de rayos x, la cual ayudará al doctor a determinar qué es lo que está fracturado.

Hay muchos tipos de fracturas. El doctor le hablará del tipo de fractura que su niño tiene. Puede que se ordene algunas pruebas adicionales dependiendo de que tan dañado esté su niño.

El tratamiento para daños del tejido músculo esquelético involucran manipulación (reacomodación manual a una posición correcta), inmovilización (mantención fija hasta que ocurra la cicatrización del hueso) y rehabilitación (recuperación de la función normal de la parte dañada). La meta es lograr que su niño regrese a sus actividades normales tan pronto como sea posible.

Una vez que se diagnostique el tipo de fractura, la parte dañada es puesta en el lugar correcto y se mantiene fija usando una tablilla, yeso o tracción. Esto disminuye el dolor y protege de daño al tejido que lo rodea. También reduce la posibilidad de sangrados graves y de perdida de la circulación en la parte lastimada. Se le dará un medicamento a su niño/a para el dolor y un relajante muscular para ayudarle a relajarse mientras el doctor esté tratando la fractura.

El yeso está hecho de un material liviano llamado fibra de vidrio y viene en varios colores que su niño/a puede escoger. Algunas fracturas se tratan mejor en la sala de operaciones. Si éste es el caso, su niño/a dormirá durante el procedimiento para disminuir el dolor y facilitar que el doctor trate la fractura correctamente. El doctor usualmente entablillará la parte dañada y pondrá el yeso luego de un par de días.

El niño/a con una fractura puede irse a casa después de ser enyesado o pueda que tenga que permanecer en el hospital. El tiempo que el niño/a tiene que usar el yeso dependerá de la severidad del daño. Generalmente los yesos se usan de 4 a 12 semanas.

Los niños que tienen las piernas dañadas pueden requerir muletas o un andador para caminar. Un fisioterapeuta le ayudará a su niño/a a aprender a caminar usando muletas o andadores. A la mayoría de niños también se les da una silla de ruedas para que la usen para distancias largas o si ambas piernas están dañadas. La enfermera le ayudará a conseguir el equipo que su niño/a pueda necesitar en su hogar.

Su niño/a debe ser observado de cerca y usted debe llamar a su doctor si ocurre cualquiera de lo siguiente:

  • Los dedos de los pies o de las manos están fríos al tacto o lucen pálidos o azules
  • Los dedos de los pies o de las manos están adormecidos o con hormigueos
  • Los dedos de los pies o de las manos están muy hinchados
  • El dolor no mejora tomando Tylenol o el medicamento prescrito para el dolor

Dele a su niño/a la medicina que tomaba antes de lastimarse. Su niño/a puede tener algún dolor o irritación en el hogar. Dele acetaminofeno (también conocido como Tylenol") para el dolor. El doctor de su niño/a puede darle a usted una prescripción para el dolor. Si el dolor continua una hora después de haberle dado acetaminofeno, dele la medicina recomendada por el doctor. Siga las instrucciones del frasco.

Después de haberse hecho daño, su niño/a puede estar cansado o irritable. Le tomará tiempo recuperase. Debe usar este tiempo para descansar y para realizar actividades suaves. Dígale a su niño/a que pronto se sentirá mejor. Haga que su niño juege con juegos de tablero, lea o realice pequeños trabajos como manualidades, por cortos períodos de tiempo. Los bebés y niños pequeños son más difíciles de distraer y habrá más dificultad para mantenerlos en un solo lugar. Trate de colocar a su bebé o niño pequeño en una cuna o corral grande. Pídale a familiares y amigos que lo visiten, pero por períodos cortos de tiempo y no todos al mismo tiempo para poder así reducir toda actividad a lo mínimo.

Si su niño tiene yeso, el yeso deberá mantenerse seco. Este puede ser protegido durante el baño con una bolsa plástica grande. Pueda que sea más fácil para su niño tomar baños de esponjas mientras está enyesado. Debe llamar a su medico si la piel bajo el borde del yeso se daña o si el molde está muy apretado o muy flojo, o si está agrietado o quebrado. 

Es importante que usted enseñe a su niño sobre todos los tipos de seguridad. Su niño lo observa y hará lo que usted haga, por lo tanto usted siempre debe mostrar apropiadas precauciones de seguridad. Su niño/a debe aprender a usar un casco cuando monte una bicicleta, patineta o patines. También debe enseñarle a su niño/a que siempre debe usar el cinturón de seguridad cuando suba a un automóvil. Recuerde que todos los niños de 12 años para abajo deben ir en la parte de atrás del carro en asientos apropiados a su edad, si el asiento del pasajero tiene bolsa de aire.

Su enfermera le informará cuando deberá traer de regreso al niño para ver al doctor. Esto dependerá del tipo y la severidad del daño.

Pueda ser que su niño no quiera comer inmediatamente, pero es importante que tenga una dieta balanceada y beba tantos líquidos como él/ella lo hacía antes de lastimarse.

Algunos niños/as necesitan usar muletas o una silla de ruedas, y pueden tener necesidades especiales en la escuela. En la escuela el niño puede necesitar ayuda para subir o bajar gradas o para llevar los libros. En muchas escuelas ha resultado muy positivo que los niños tengan compañeros de clase que lo ayuden. Su enfermera puede ayudarle si el niño necesita un tutor en casa. No están permitidas las clases de educación física y deportes hasta que el niño/a haya regresado a una visita de seguimiento con el doctor. En ese entonces, usted recibirá una lista de actividades y deportes que su niño/a podrá realizar.

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799. 

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias. El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto. Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 09/2012