Seguridad de los Fuegos Artificiales (Fireworks Safety)

Durante el verano los fuegos artificiales son una fascinación para la gente de todas las edades, especialmente para los niños. Sin embargo algunas personas no se dan cuenta qué peligrosos son los fuegos artificiales, inclusive las luces de Bengala. Tenga feriados y un verano sin peligro, asegurando que usted y su familia tomen precauciones cuando estén cerca de los fuegos artificiales.

Todos los fuegos artificiales son peligrosos; cada tipo legal de fuegos artificiales disponibles ha causado serias heridas o la muerte. En el 2003, hubieron cerca de 9,300 heridas causadas por fuegos artificiales que requirieron tratamiento en la sala de emergencia; esto fue más alto que en el 2002 cuando fueron 8,800. Dos terceras partes de estas heridas ocurren en los días alrededor del 4 de Julio, y el 15% de las víctimas son inocentes transeúntes. Cada año hay más de 20,000 incendios causados por fuegos artificiales causando heridas  y daños a la propiedad inmueble. Aún las luces de Bengala, que son consideradas más seguras para muchos, pueden ser muy peligrosas, ya que alcanzan temperaturas de más de 1000 grados Fahrenheit. Cerca de 2/3 de las heridas causadas por las luces de Bengala son a niños menores de 5 años de edad.

Pocos Estados prohíben los fuegos  artificiales; sin embargo, algunos fuegos artificiales son legales en la mayoría de los estados. Cada estado tiene sus propias leyes.  En Ohio los fuegos artificiales como las luces de Bengala y los que hacen ruidos son legales. Si los fuegos artificiales se compran en Ohio, el comprador se debe comprometer en sacarlos fuera del estado en un plazo de 48  horas. Cerca del 85% de heridas causadas por fuegos artificiales son de fuegos artificiales que los consumidores están permitidos de usar como los bottle rockets, las luces de Bengala y las velas Romanas.

Cerca del 75% de estas heridas ocurren en los varones, y más del 60% ocurren a los niños menores de 19 años de edad. En el 2003, niños varones entre los 5 y 9 años tuvieron cerca de 9 veces mayor riesgo de hacerse heridas que todas las otras edades.  Típicamente en el pasado, sin embargo, niños de entre los 10 y 14 años tuvieron el más alto riesgo.

  • Los más comunes son quemaduras, huesos rotos, y pérdida de los dedos.
  • Cerca de los 2/3 de todas las heridas son quemaduras.
  • Las heridas de mano y de dedos son casi la mitad de todas las heridas de fuegos artificiales.
  • Las heridas en la cabeza son más de 1/3 de las heridas.
  • Las heridas en los ojos son el 20% de las heridas, de las cuales 1/3 resultan en ceguera permanente.
  • Pérdida de la capacidad de oír.

Deje los fuegos artificiales a los profesionales. Si los fuegos artificiales son legales donde usted vive y decide prenderlos, asegúrese de seguir estos importantes consejos de seguridad:

  • Nunca permita que los niños jueguen o enciendan los fuegos artificiales, aún las luces de Bengala.
  • Los niños mayores que decidan usar los fuegos artificiales deben ser siempre supervisados por un adulto.
  • Sólo compre de vendedores confiables.
  • Solamente úselos afuera de la casa.
  • Siempre lea y siga todas las advertencias e instrucciones.
  • Asegúrese que las otras personas estén suficientemente alejadas antes de encender los fuegos artificiales.
  • Sólo encienda los fuegos artificiales en una superficie lisa, llana y alejada de la casa, de las hojas secas y el pasto, y de otras cosas que puedan incendiarse.
  • Nunca trate de re-encender fuegos artificiales dañados que no se encendieron completamente; si no se prende, espere 15 minutos y remoje el petardo en agua.
  • Tenga agua a la mano (una manguera y un balde) en caso de mal funcionamiento o de fuego.
  • Nunca experimente o haga sus propios fuegos artificiales.
  • Encienda sólo un fuego artificial a la vez.
  • Si fuera necesario, guarde los fuegos artificiales en un lugar frío y seco.
  • Deshágase de los fuegos artificiales apropiadamente mojándolos en agua y luego póngalos en la basura. (espere de 15 a 20 minutos y luego remójelos en un balde con agua).
  • Nunca arroje o apunte con los fuegos artificiales a otra persona, animales o edificios que se puedan incendiar.
  • Nunca cargue fuegos artificiales en su bolsillo.
  • Nunca explote fuegos artificiales en recipientes metálicos o de vidrio.
  • El que manipula los fuegos artificiales debe usar siempre protectores para los ojos, los oídos y nunca poner ninguna parte de su cuerpo sobre ellos.
  • No se acerque a los explosivos ilegales.
  • Use palitos de fósforo largos para encender los fuegos artificiales, no use encendedores o cigarrillos.
  • Nunca acorte o alargue el fusible.
  • Nunca ponga ninguna parte de su cuerpo sobre el petardo mientras lo está encendiendo.
  • Cumpla con las leyes locales.

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos.  Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones.  Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud.  La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación.  Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud.  No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 04/2014