Gastrosquisis (Gastroschisis)

¿Qué es la gastrosquisis?

La gastrosquisis es un defecto congénito muy poco frecuente. Ocurre en aproximadamente 1 de 5,000 nacimientos. La gastrosquisis es cuando el estómago y el intestino se forman fuera del abdomen del bebé. Esto ocurre durante la cuarta semana de embarazo. La abertura normalmente se encuentra en el lado derecho del ombligo y, por lo general, es menor a dos pulgadas (5 cm). El intestino no tiene ninguna protección, por eso existe la posibilidad de que se irrite, se hinche y sufra daños. Alrededor del 10% de los bebés nacidos con gastrosquisis también tienen una parte del intestino que no se desarrolla correctamente. La mayoría de los bebés con gastrosquisis no tienen otro defecto congénito.

No sabemos qué causa la gastrosquisis. No parece ser hereditaria, ni "viene de familia". Tener un bebé con gastrosquisis no significa que haya más probabilidades de tener otro bebé con ese defecto.

La gastrosquisis se puede ver por ultrasonido en las primeras etapas del embarazo. A muchas mujeres embarazadas se les toman muestras de sangre. En caso de niveles anormales en las pruebas de laboratorio, el médico buscará defectos congénitos con un ultrasonido más detallado. Si el bebé tiene gastrosquisis, el médico verá asas intestinales flotando libremente. La madre y la familia normalmente se reúnen con un cirujano para hablar sobre el plan para el parto y los planes a seguir una vez que el bebé nace.

Plan para el parto

Es mejor planificar el parto en un hospital que tenga una unidad especial que cuide de los bebés enfermos enseguida que nacen. El médico podría sugerir una cesárea alrededor de las 36 semanas de embarazo, en caso de que los pulmones del bebé estén maduros.

Si el bebé tiene una pequeña cantidad de intestino fuera de su cuerpo, esto se podría corregir con una cirugía. Se le llama una “reparación primaria”. Durante la cirugía, el intestino se coloca en el abdomen y la abertura se cierra.

Si el bebé tiene una gran cantidad de intestino fuera de su cuerpo, se podrían necesitar varias cirugías. Se le llama una “reparación en etapas”. Esto podría tomar de 3 a 10 días, algunas veces más. Una bolsa de plástico o "silo" se coloca alrededor del intestino y se adhiere al abdomen. Cada día el silo se tensa y una parte del intestino se empuja con cuidado hacia dentro. Cuando todo el intestino está adentro, se quita el silo y se cierra el abdomen. Algunos bebés podrían necesitar la ayuda de una máquina para respirar durante algunos días después de la cirugía o cirugías.

Mientras el bebé está recuperándose de la cirugía, se lo alimenta vía intravenosa y se administran medicamentos para que esté cómodo. Cuando el intestino comienza a funcionar, se lo alimenta con leche materna o fórmula especial. Personal calificado cuidará del bebé y ayudará a la familia a preparar un plan de cuidados en el hospital y en la casa.  


Last Updated 12/2013