Lactancia Congestión mamaria

Explicación

La congestión mamaria es la hinchazón de los pechos. Es una afección común en madres que amamantan. Suele suceder durante la primera semana después del parto, cuando el tejido de la glándula mamaria comienza a funcionar. La hinchazón puede impedir el flujo de la leche. Esto puede hacer que sea difícil para el bebé prenderse. La producción de leche puede verse disminuida si no se vacían los pechos. Si la congestión mamaria no se trata, la madre corre el riesgo de contraer una infección en los pechos llamada mastitis.

Los síntomas de congestión mamaria incluyen hinchazón, temperatura y sensibilidad o dolor en los pechos.

El tratamiento recomendado para la congestión mamaria es amamantar cada una a tres horas o extraer con una bomba cada tres horas durante 15 minutos. Si el bebé tiene dificultades para prenderse, extraiga a mano o con una bomba durante dos a tres minutos antes de amamantar. Los medicamentos para el dolor de venta libre como el ibuprofeno reducen la hinchazón y alivian el dolor. Las bolsas de frío sobre el pecho también disminuyen la hinchazón.

Llame al médico si los síntomas empeoran e incluyen un área caliente, enrojecida, hinchada o sensible en el pecho con fiebre, escalofríos y síntomas similares a los de la gripe.

Amamante con frecuencia durante todo el tiempo que el bebé quiera, y evite darle complemento (fórmula) al bebé. Si el bebé no se está alimentando al pecho, use una bomba de extracción cada tres horas, incluso durante la noche.


Last Updated 08/2013