Los Mordiscos (Biting)

Los niños que muerden causan una gran preocupación a los padres. Los padres del niño quien ha sido mordido también están bastantes preocupados acerca de una infección. El morder es un comportamiento inaceptable que necesita ser terminado a una edad temprana para prevenir futuros episodios.

Aunque los mordiscos son bastantes comunes en los niños pequeños, es a menudo preocupante para los padres. La victima puede ser un familiar, un compañero de juego de la guardería o un compañero de clase del jardín de niños. Las mordidas pueden ser dolorosas y aterradoras cuando ocurren. Molesta a los otros niños y a menudo irrita a los profesores y a otros adultos.

Los mordiscos son usualmente causados por uno de cuatro factores diferentes, incluyendo los siguientes:

Mordiscos experimentales
  • Los mordiscos experimentales son hechos por los infantes y niños pequeños al experimentar ellos con el mundo. Ellos se llevan todo a la boca y algunas veces muerden en el proceso. Usted puede ayudar a que no se muerda diciéndoles, "No! - morder duele" y estando firme. Ofrézcales cosas que ellos puedan morder sin riesgo alguno como los aros de dentición (teething rings).
Mordiscos de Frustración
  • Los mordiscos de frustración suceden cuando los niños pequeños se frustran y son incapaces de tolerar una situación. Hasta el momento en que ellos aprendan a jugar compartiendo, responderán a las demandas de los otros niños ya sea golpeando o mordiendo. Algunos consejos útiles para reducir este tipo de mordisco, incluye:
    • Mantener los tiempos de juego por periodos cortos y en grupos pequeños.
    • Supervisar cercanamente el juego de los niños pequeños.
    • Si ocurre un mordisco decir: "No, no se muerde. Morder duele" y retire a su niño inmediatamente de aquella situación.
    • Quédese con su niño y ayúdelo a calmarse. Explore con él o ella mejores maneras de enfrentar la situación para que así aprenda a manejar sus emociones de manera diferente la próxima vez.
Mordiscos de Impotencia
  • Los mordiscos de impotencia ocurren cuando un niño necesita sentirse con poder. Algunas veces, el niño más pequeño de la familia muerde para ganar poder. Para ayudar a prevenir este tipo de mordida, considere lo siguiente:
    • Asegúrese que su niño(a) se siente protegido y otros niños no se meten siempre con él o ella.
    • Explique la situación a los niños más grandes o mayores y consiga su ayuda para hacer que las cosas sean más iguales.
    • Si la mordida ocurre, dígale a su niño o niña que él o ella no debe morder y remuévalo(a) de la situación inmediatamente.
    • Quédese con su niño y ayúdelo a calmarse. Explore con él o ella mejores maneras de enfrentar la situación para que así aprenda a manejar sus emociones de manera diferente la próxima vez.
Mordiscos de Estrés
  • Los mordiscos de estrés ocurren cuando un niño(a) está bajo mucho estrés emocional. La mordida puede ser un signo de estrés o de dolor cuando el niño(a) está disgustado o enojado. Si esto ocurre, usted puede hacer lo siguiente:
    • Trate de averiguar qué es lo que está molestando al niño(a). Preste atención a lo que pasa justo antes de que ocurra la mordida.
    • Ayude a su niño a encontrar otras maneras de expresar sus sentimientos. Déjele saber que el morder es malo y retírelo de la situación inmediatamente.
    • Si su niño muerde, responda firmemente, pero de manera calmada. Déjele saber a su niño que usted desaprueba tal acción y retírelo de la situación. Ayude a su niño a aprender nuevas maneras de manejar las cosas. Si su niño(a) muerde repetidamente, asegúrese de consultar con el médico de su hijo o con su proveedor de salud acerca de este problema.
  • Esté firme. Dígale a su niño que usted no acepta que se muerda y el porqué. Dígale que el morder causa dolor a otros.
  • Muéstrele otra clase de comportamiento que su niño(a) puede usar en vez de morder. Si su niño(a) muerde porque está molesto, haga que él o ella venga hacia usted y se lo diga. El niño(a) que tiene menos de 18 meses puede necesitar de un juguete que pueda masticar.
  • Si usted sorprende a su niño(a) mordiendo, diga "No" de manera firme para detener la acción, o trate de parar al niño(a) antes de que ocurra la mordida.
  • Si su niño muerde sepárelo temporalmente (time-out), o quítele algún juguete o actividad favorita.
  • No muerda a su niño por que él mordió a otros. Esto le enseña al niño que el morder es aceptable. Tampoco muerda a su niño jugando, esto le puede enseñar a morder a otros.
  • Elogie a su niño(a) cuando no muerda.

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 12/2013