Onfalocele (Omphalocele)

Un onfalocele es un defecto congénito inusual. Ocurre aproximadamente en 1 de cada 5,000 nacimientos. Un onfalocele se produce cuando los intestinos, el hígado y a veces otros órganos permanecen fuera de la cavidad abdominal en un saco.  

Dado que algunos o todos los órganos están afuera de la cavidad abdominal, es posible que se lesionen y que el abdomen no llegue a tener un tamaño normal. El abdomen puede ser demasiado pequeño para contener todos los órganos.  

En el momento del nacimiento, el abdomen de su bebé se verá como que tiene un saco transparente lleno de líquido. Es posible que pueda ver a través del saco, y que se vean los intestinos u otros órganos. El cordón umbilical de su bebé estará arriba del saco.

Algunos bebés con onfalocele pueden tener otros problemas en su corazón, columna vertebral u órganos del aparato digestivo. Se le puede realizar una evaluación a su bebé para detectar si tiene alguno de estos problemas. Si su bebé tiene alguno de estos problemas, usted tiene más probabilidades de tener otro bebé con un onfalocele. 

Si su bebé no tiene ningún otro problema importante, la probabilidad de que tenga otro bebé con un onfalocele es del 1% (1 en 100).

Mientras su bebé está en la sala de partos, el saco se mantendrá húmedo y se cubrirá con plástico para proteger los intestinos. Su bebé deberá permanecer en una unidad especial (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales o NICU por sus siglas en inglés) que se encarga de atender a los bebés enfermos después del nacimiento. Usted y el cirujano de su bebé analizarán la mejor manera de reparar el onfalocele de acuerdo con la salud de su bebé.  

Si el onfalocele de su bebé es pequeño, la cirugía podrá realizarse poco después del nacimiento. El cirujano colocará los intestinos y los demás órganos que estén en el saco en la cavidad abdominal y cerrará el orificio.  

Si el onfalocele es más grande, el abdomen de su bebé deberá crecer o estirarse lo suficiente antes de que se pueda realizar la cirugía. La reparación se haría luego en etapas. Si el saco se rompe antes de ser reparado, el bebé necesitará cirugía de inmediato.  

A veces, el onfalocele puede ser demasiado grande. La piel crecerá para cubrir el saco con la ayuda de medicación, buen cuidado de la piel y alimentación. Si esto sucede, su bebé será luego sometido a una cirugía para cerrar los músculos abdominales en el término de 6 a 12 meses cuando el abdomen sea más grande.  

La mayoría de los bebés con onfalocele podrán salir del hospital una vez que estén tomando todos sus biberones y después de que la familia haya aprendido a cambiar el vendaje y a proteger el saco.  

A la mayoría de los bebés con onfalocele les va bien. La tasa de supervivencia es superior al 90% si el único problema del bebé es un onfalocele. La tasa de supervivencia para los bebés que tienen un onfalocele y graves problemas en otros órganos es de alrededor del 70%.

Su bebé también puede tener dificultades para alimentarse, reflujo, retrasos en el crecimiento y obstrucción intestinal, y podría tener problemas respiratorios a largo plazo. Es posible que su bebé sea más propenso a enfermarse que otros bebés.

Es necesario realizar un seguimiento minucioso con el médico y el equipo de atención una vez que su bebé sea dado de alta. 


Last Updated 12/2013