Prensión o succión ineficaz (Ineffective Latch-On or Sucking)

Un bebé amamantado debe ser capaz de extraer leche del pecho sin problemas. El bebé necesita obtener suficiente leche para aumentar de peso y obtener una nutrición adecuada. La succión del bebé también le “dice” a los pechos que aumenten o mantengan la producción de leche. Una mala extracción de leche puede causar problemas de aumento de peso y nutrición porque el bebé no está recibiendo suficiente leche. Una mala extracción de leche provocará una disminución en la producción de leche de la madre.

Muchas cosas afectan qué tan bien un bebé puede succionar y extraer la leche de los pechos. Algunos bebés tienen problemas para mantenerse despiertos. Otros bebés tienen problemas para coordinar los patrones de succión, deglución y respiración. Una pequeña cantidad de bebés tiene afecciones que afectan la estructura de la boca, lo que les dificulta alimentarse. Algunas causas de problemas para succionar o “prenderse” al pecho:

  • Nacimiento prematuro
  • Medicamentos en el trabajo de parto y el parto
  • Síndrome de Down
  • Ictericia
  • Infección
  • Defectos cardíacos
  • Anquiloglosia (frenillo lingual anormalmente corto)
  • Labio leporino o paladar hendido

Es importante conocer los signos de que un bebé no está extrayendo bien la leche del pecho. Pueden tomarse ciertas medidas para corregir el problema.

Estos son signos de succión ineficaz en el bebé:

  • No se despierta por sí solo para alimentarse ocho o más veces en 24 horas.
  • Se prende y después suelta el pecho a menudo mientras se alimenta.
  • Se duerme en los cinco minutos después de haberse prendido al pecho o después de haber succionado por dos o tres minutos.
  • No succiona regularmente durante los primeros 7 a 10 minutos de una sesión de amamantamiento.
  • Se alimenta por más de 30 minutos sin demostrar que está lleno.
  • Produce menos de dos deposiciones en 24 horas al final de la primera semana de vida (durante las primeras cuatro a ocho semanas).
  • Produce menos de seis pañales empapados en 24 horas al final de la primera semana.

En la madre:  

  • Tiene constantemente los pezones o las areolas con dolor o con hematomas.
  • Tiene los pezones enrojecidos, llagados o agrietados.
  • Tiene los pezones plegados o achatados después de alimentar al bebé.
  • No tiene los pechos llenos antes de alimentar al bebé y blandos después de alimentarlo.

Los problemas de alimentación pueden ser muy molestos, pero la mayoría de los bebés aprenderán a amamantar si se les da tiempo. Es importante trabajar con el médico del bebé y su asesora de lactancia (IBCLC) para solucionar los problemas que pueda tener el bebé para prenderse al pecho o succionar. Hay cosas que usted puede hacer para ayudar en el proceso de amamantamiento. También debe asegurarse de que su bebé esté comiendo lo suficiente. Siempre consulte al médico de su bebé si tiene preguntas. 

  • Despierte al bebé para amamantarlo cada tres horas. Aliméntelo antes si el bebé le está mostrando signos o pautas de que quiere comer.
  • Sepa que su bebé se amamantará mejor en algunas sesiones que en otras.
  • Masajee el pecho hacia el pezón mientras amamanta. Eso ayudará a que la leche fluya hacia la boca del bebé y lo alentará a permanecer despierto y continuar succionando.
  • Lleve un registro de la cantidad de pañales mojados y sucios que tiene por día. Escriba la cantidad y el color de la materia fecal.
  • Si su bebé no se está alimentando bien al pecho, use una bomba de extracción de leche eléctrica doble, de grado hospitalario, para desarrollar y mantener un buen suministro de leche. Extráigase leche después de amamantar.
  • Ofrezca al bebé complementos de leche materna extraída según las indicaciones. Hable con el médico de su bebé sobre usar leche materna de donante de un banco de leche o fórmula si no tiene suficiente leche para alimentar a su bebé.
  • Algunos bebés necesitan algo de ayuda para aprender a succionar. Pida consejo o referencias a su médico si algo la preocupa.
  • Ciertos dispositivos y métodos de alimentación podrían ayudar al bebé a aprender a alimentarse a pecho. Una asesora de lactancia (IBCLC) o proveedor de atención médica puede ayudarla a decidir si un dispositivo o método es adecuado para su bebé.

Busque apoyo; consulte a su asesora de lactancia (IBCLC) o al proveedor de atención médica de su bebé por cualquier inquietud o pregunta. Su red de apoyo puede ayudar a proporcionar información y apoyo moral si lo necesita.

Para obtener información adicional sobre este tema de salud, llame al Centro para Medicina de la Lactancia Materna (Center for Breastfeeding Medicine) al 513-636-2326. 


Last Updated 10/2015