Pesadillas y Terrores Nocturnos (Nightmares and Night Terrors)

¿Qué son los terrores nocturnos?

Terror nocturno es despertar parcialmente manifestando comportamientos en un estado de pánico, gritando, pateando, caminando durmiendo, dando palizas, o hablando entre dientes. Los terrores nocturnos usualmente ocurren dos horas después de que el niño(a) se fue a dormir. Son inofensivos y cada episodio termina en un sueño profundo. Los terrores nocturnos usualmente desaparecen a los 12 años o antes.

  • Su niño está con miedo pero no puede despertarse o ser confortado
  • Los ojos de su niño(a) están bien abiertos pero él o ella no sabe que usted está ahí
  • Su niño(a) puede creer que las cosas o personas en el cuarto dan miedo
  • Los episodios duran entre 10 a 30 minutos
  • Su niño(a) a menudo no recuerda los episodios por las mañanas
  • Trate de ayudar a su niño(a) a regresar a su sueño normal. Usted no podrá despertarlo(a), así que no intente hacerlo. Prenda las luces para que su niño(a) esté menos confundido por las sombras. Diga cosas relajantes. Sostenga a su niño(a) si el hacerlo parece que ayuda a que se sienta mejor. Sacudir o gritar a su niño(a) puede causar que él o ella se enoje más.
  • Proteja a su niño(a) de hacerse daño. Durante un terror nocturno, el niño(a) puede caerse de las escaleras, tropezarse con la pared, o romper una ventana. Trate gentilmente de dirigir a su niño(a) de regreso a su cama.
  • Prepare a las personas que cuidan a su niño(a) acerca de estos episodios. Explíqueles qué es un terror nocturno y lo qué deben de hacer si ocurre uno.
  • Trate de prevenir los terrores nocturnos. Estos pueden ser provocados si su niño(a) llega a estar muy cansado. Asegúrese que su niño(a) vaya a la cama siempre a la misma hora, y lo suficientemente temprano como para que él o ella pueda dormir lo suficiente. Los niños más pequeños pueden volver a necesitar tomar una siesta durante el día.
  • Por varias noches, note cuántos minutos pasa desde el tiempo en que su niño(a) se duerme hasta cuando ocurre uno de los terrores nocturnos. Empiece a despertar a su niño(a) 15 minutos antes del tiempo en que se espera va a ocurrir un episodio de terror nocturno. Mantenga a su niño(a) completamente despierto y fuera de la cama por 5 minutos. Continué despertando a su niño(a) de esta manera por siete noches consecutivas. Si los terrores nocturnos regresan cuando usted cesa de despertar a su niño(a), continué despertándolo mientras lo necesita.

Si bien los terrores nocturnos no son peligrosos, pueden parecerse a otras condiciones médicas o traer problemas para el niño(a). Consulte con el médico de su niño(a) si usted observa cualquiera de los siguientes:

  • El niño(a) está babeando, tiene sacudidas en el cuerpo o sus músculos están tiesos
  • Los terrores ocurren después de la séptima noche de haber estado despertándolo
  • Los terrores duran más de 30 minutos
  • Su niño(a) hace algo peligroso durante uno de los episodios
  • Los terrores ocurren durante la segunda mitad de la noche
  • Su niño tiene miedo durante el día
  • Usted piensa que el estrés en la familia puede ser un factor
  • Usted tiene otras preguntas o inquietudes acerca de los terrores nocturnos de su niño(a)

Las pesadillas son sueños de terror que despiertan a los niños y que les dan miedo de regresar a la cama a dormir. Las pesadillas pueden suceder sin una razón en particular, pero a veces ocurren cuando el niño(a) ha visto o escuchado algo que le molesta. Estos pueden ser cosas que realmente han pasado o cosas imaginarias.

Los ocasionales malos sueños son normales en todas las edades a partir de los 6 meses de edad. Las pesadillas a menudo se relacionan con etapas del desarrollo del niño(a): los niños pequeños pueden soñar que se están separando de sus padres; los de edad pre-escolar pueden soñar acerca de monstruos o de la oscuridad; los niños en edad escolar pueden soñar acerca de la muerte o de peligros reales. Las pesadillas usualmente suceden durante el último tercio del sueño, durante la etapa REM del sueño (cuando soñamos).

  • Conforte, tranquilice y acurrúquese con su niño(a)
  • Durante el día ayude a su niño(a) a hablar acerca de los malos sueños
  • Evite que su niño(a) vea o escuche programas de televisión o películas de terror
  • Deje la puerta del cuarto abierta (nunca cierre la puerta de un niño(a) que está con miedo
  • Permita que su niño(a) regrese a dormir en su propia cama
  • Déle una "mantita de seguridad" o un juguete para que se conforte
  • No pase mucho tiempo buscando "los monstruos"
  • Durante la rutina de la noche, antes de que su niño se vaya a dormir, hable sobre cosas bonitas y graciosas
  • Lea algunas historias a su niño(a) acerca de cómo superar los miedos en la noche

Consulte con el médico de su niño(a) si usted nota cualquiera de los siguientes:

  • Las pesadillas empeoran o ocurren con más frecuencia
  • El miedo interfiere con las actividades durante el día
  • Usted tiene otras preguntas o inquietudes acerca de las pesadillas de su niño(a)

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 07/2012