Pesadillas y Terrores Nocturnos (Nightmares and Night Terrors)

Los terrores nocturnos son diferentes a las pesadillas. Los terrores nocturnos son episodios frecuentes y recurrentes de gritos, llanto, pánico o miedo durante el sueño. Los terrores nocturnos suelen ocurrir en las dos horas siguientes a las que un niño se duerme. No causan daño y cada episodio termina en sueño profundo. Los terrores nocturnos generalmente desaparecen a los 12 años o antes.
  • El niño tiene miedo y es difícil despertarlo
  • Los ojos están muy abiertos pero el niño no sabe que usted está ahí
  • Puede sentir miedo de objetos o personas en la habitación
  • El episodio dura de 1 a 30 minutos
  • El niño suele no recordar el episodio en la mañana
  • Intente ayudar al niño a volver al sueño normal. No podrá despertarlo, por eso es mejor que no lo intente. Encienda las luces para que esté menos confundido por las sombras. Háblele para tranquilizarlo. Tome al niño en brazos si eso lo hace sentir mejor. Sacudirlo o gritarle puede hacer que el niño se sienta peor.
  • Protéjalo para evitar que se lastime. Durante un terror nocturno, un niño puede caer por una escalera, correr hacia una pared o romper una ventana. Intente dirigirlo suavemente de vuelta a la cama.
  • Prepare a las niñeras para estos episodios. Explique a las personas que cuidan al niño qué es un terror nocturno y qué hacer si ocurre.
  • Intente prevenir los terrores nocturnos. El terror nocturno puede ocurrir si un niño está demasiado cansado. Asegúrese de que el niño vaya a la cama en un horario regular, y lo suficientemente temprano como para que duerma suficientes horas. Es posible que los niños más pequeños tengan que volver a dormir una siesta durante el día.
  • Durante varias noches, observe cuántos minutos pasaron desde la hora en que el niño se durmió hasta el comienzo del terror nocturno. Comience a despertarlo 15 minutos antes de la hora en que se espera que ocurra el terror nocturno. Mantenga al niño totalmente despierto y fuera de la cama durante 5 minutos. Continúe despertando al niño durante siete noches consecutivas. Si los terrores nocturnos vuelven cuando deja de despertar al niño, repita según sea necesario.

Aunque los terrores nocturnos no causan daño, pueden parecerse a otras afecciones o provocar otros problemas en el niño. Consulte al médico del niño si nota:

  • El niño babea, tiene movimientos espasmódicos o rigidez
  • Los terrores ocurren después de despertarlo siete noches
  • Los terrores duran más de 30 minutos
  • El niño hace algo peligroso durante un episodio
  • Los terrores ocurren durante la segunda mitad de la noche
  • El niño tiene temores durante el día
  • Usted cree que el estrés familiar puede ser un factor
  • Usted tiene otras dudas o inquietudes sobre los terrores nocturnos del niño

Las pesadillas son sueños que dan miedo y que despiertan a los niños y los hacen tener temor de volver a dormirse. Las pesadillas pueden ocurrir sin un motivo conocido, pero a veces ocurren cuando el niño vio u oyó algo que lo perturbó. Pueden ser cosas que pasan realmente o fantasías.

Los sueños feos ocasionales son normales en todas las edades después de aproximadamente los 6 meses de edad. Las pesadillas suelen estar relacionadas con etapas del desarrollo de un niño: los niños pequeños pueden soñar con ser separados de sus padres, los niños en edad preescolar pueden soñar con monstruos o la oscuridad, los niños en edad escolar pueden soñar con la muerte o peligros reales. Las pesadillas suelen ocurrir durante el último tercio del sueño, durante la etapa del sueño de movimientos oculares rápidos (REM, en inglés).

  • Consuele, tranquilice y abrace al niño
  • Ayúdelo a hablar sobre los sueños feos durante el día
  • Protéjalo para evitar que vea u oiga películas y programas de televisión que den miedo
  • Deje la puerta de la habitación abierta (nunca cierre la puerta a un niño con miedo)
  • Ofrézcale una “manta de seguridad” o juguete que le dé consuelo
  • Deje que el niño vuelva a dormir en su propia cama
  • No dedique mucho tiempo a buscar “el monstruo”
  • En la rutina de la hora de acostarse, antes de que el niño se duerma, hablen sobre cosas alegres o divertidas
  • Lea algunos cuentos al niño sobre superar los miedos en la noche
  • Las pesadillas empeoran o suceden con más frecuencia
  • El temor interfiere con las actividades de la vida diaria
  • Usted tiene otras inquietudes o dudas sobre las pesadillas del niño

Last Updated 06/2015