Infección Respiratoria Alta (IRA o Resfrío Común) (Upper Respiratory Infection (URI or Common Cold))

¿Qué es una infección respiratoria alta (IRA)?

Una infección respiratoria alta (IRA), también conocida como resfrío común, es una de las enfermedades más comunes, que ocasiona cada año la mayor cantidad de consultas médicas, ausentismo escolar y laboral, que cualquier otra enfermedad. Se estima que en el período de un año, mil millones de personas en los EE.UU. sufrirán de resfrío común.

El resfrío común es causado por un virus que inflama las membranas del revestimiento de la nariz y la garganta, y en su génesis pueden estar involucrados más de 200 virus diferentes. Sin embargo, de todos ellos, los rinovirus y los coronavirus son los causantes de la mayoría de los resfríos.

La mayoría de los niños desarrollarán por lo menos seis a ocho resfríos al año. Este número aumenta en los niños que asisten a la guardería. A partir de los 6 años de edad la frecuencia no es tanta. Los adolescentes tienen alrededor de dos a cuatro resfríos al año.

Los niños son más propensos a tener resfríos durante el otoño y el invierno, empezando a finales de agosto o a principios de septiembre, hasta marzo o abril. La incidencia incrementada de los resfríos durante la estación fría, puede atribuirse a que más niños están en el interior y cerca unos de nosotros. Además, muchos virus del resfrío común crecen con humedad baja, la que a su vez hace que los canales nasales estén más secos y sean más vulnerables a la infección.

Hay muchos tipos diferentes de virus que causan el resfrío común. En efecto, más de 200 variedades diferentes de virus pueden causar los síntomas de un resfrío. El virus más común se llama rinovirus. Otros virus incluyen el coronavirus, el virus de la parainfluenza, adenovirus, enterovirus, y el virus sincitial respiratorio.

Después que el virus entra en el cuerpo de su niño, produce una reacción, es decir el sistema inmunológico empieza a actuar frente al virus extraño, lo que a su vez produce:

  • Incremento en la producción de moco (una nariz mocosa)
  • Inflamación del revestimiento de la nariz (produciendo congestión y dificultando la respiración).
  • Estornudos (por irritación de la nariz)
  • Tos (por el moco incrementado que gotea hacia la garganta)

Para resfriarse, su niño debe entrar en contacto con uno de los virus que causan el resfrío, y lo obtiene de cualquier persona afectada. El virus del resfrío puede transmitirse de varias maneras:

Por el virus presente en el aire

Si una persona con resfrío estornuda o tose, pequeñas cantidades del virus pueden quedar en suspensión en el aire. Luego, si su niño respira ese aire, el virus se adherirá a la membrana nasal.

Por contacto directo con una persona infectada

Ello quiere decir que su niño directamente tuvo contacto con una persona que estaba infectada. El resfrío es fácil que se disemine en los niños, porque ellos tocan a menudo su nariz, boca, y ojos y luego tocan a otras personas u objetos, haciendo que el virus se esparza. Es importante saber que los virus pueden diseminarse a través de los objetos (como los juguetes), que han sido previamente tocados por alguien con resfrío.

Los síntomas del resfrío empiezan de uno a tres días después de que su niño ha estado en contacto con el virus. Normalmente los síntomas duran alrededor de una semana, pero ello varía en cada niño, pudiendo incluso durar hasta dos semanas. Los siguientes son los síntomas más comunes de un resfrío, sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente:

Síntomas del resfrío en los Infantes

  • Dificultad para dormir
  • Intranquilidad
  • Congestión de nariz
  • Algunas veces vómitos y diarrea
  • Fiebre

Síntomas del resfrío en Niños Mayores

  • Nariz tupida o mocosa
  • Garganta rasposa y con escozor
  • Ojos acuosos o llorosos
  • Estornudos
  • Tos seca moderada
  • Congestión
  • Dolor de garganta
  • Huesos y músculos adoloridos
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre baja
  • Escalofríos
  • La secreción acuosa de la nariz se torna espesa y se pone amarilla o verde
  • Fatiga moderada

Los síntomas del resfrío común pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su niño para un diagnóstico.

El resfrío y la gripe (influenza) son dos enfermedades diferentes. Un resfrío es relativamente inofensivo y normalmente pasa solo, después de un período de tiempo, aunque a veces puede llevar a una infección secundaria como una infección del oído. La gripe también puede ser inofensiva pero puede progresar a una enfermedad más complicada, como la neumonía e incluso llevar a la muerte. Lo que puede parecer como un resfrío común, en realidad puede ser una gripe. Tenga en cuenta las diferencias entre ambas.

Síntomas del Resfrío ComúnSíntomas de la Gripe
Fiebre bajaFiebre alta
Algunas veces dolor de cabezaFrecuentemente dolor de cabeza
Nariz tupida, mocosaAlgunas veces nariz tupida
EstornudosA veces estornudos
Ligeros achaques y doloresA menudo severos achaques y dolores
Fatiga moderadaLa fatiga puede ser persistente
Dolor de gargantaA veces dolor de garganta
Nivel de energía normalDecaimiento

Los niños padecen más resfríos que los adultos cada año, debido a la inmadurez de su sistema inmunológico y al contacto físico cercano con otros niños en la escuela o en la guardería. De hecho, un niño promedio tendrá entre seis a ocho resfríos al año, mientras un adulto promedio tendrá de dos a cuatro resfríos en el mismo período. Sin embargo, el número promedio de resfríos en niños y adultos puede variar.

La mayoría de resfríos comunes se diagnostican basados en los síntomas reportados. Sin embargo, los síntomas del resfriado pueden ser similares a ciertas infecciones bacterianas, alergias y otras condiciones médicas. Siempre consulte al médico de su niño para un diagnóstico.

Es importante recordar que no hay ninguna cura para el resfrío común y que los antibióticos no ayudan en su tratamiento. Los medicamentos se usan para ayudar a aliviar algunos síntomas, pero no harán que el resfrío se vaya más rápido. Por ello, el tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas y dar cuidados de soporte. El tratamiento específico será determinado por el médico de su niño basado en:

  • La edad, salud general e historia médica de su niño
  • La magnitud de la enfermedad
  • La tolerancia de su niño a medicaciones, procedimientos o terapias específicas
  • Las expectativas por el curso de la enfermedad
  • Su opinión o su preferencia

Incremento en la ingesta de líquidos

El incremento en la ingesta de líquidos ayudará a mantener húmedo el revestimiento de la nariz y la garganta previniendo la deshidratación.

Evite el humo de terceros

Mantenga a su niño fuera del humo pasivo (de terceros), ya que aumentará la irritación de la nariz y de la garganta.

Para ayudar a aliviar la congestión y obstrucción de la nariz en los niños pequeños tome en cuenta lo siguiente:

  • Puede utilizar gotas salinas para la nariz.
  • Use una bombilla para ayudar a quitar el moco.
  • Coloque un humidificador de vapor fresco en el cuarto.
  • Los analgésicos, como el acetaminofeno, a veces son útiles para disminuir la incomodidad de los resfríos. Consulte al médico de su niño antes de darle cualquier medicación.
  • Hay otros medicamentos para la congestión, tos, o la mucosidad de la nariz. Converse sus opciones con el médico de su niño.
La Aspirina y el Riesgo del Síndrome de Reye en Niños
No de aspirina a un niño que tiene fiebre sin consultar a su médico. La aspirina, cuando se da como tratamiento para enfermedades virales en niños, ha sido asociada con el Síndrome de Reye, un desorden potencialmente serio y mortal en niños. Los pediatras y otros profesionales de la salud recomiendan que la aspirina (o cualquier medicamento que contenga aspirina) no debe ser usado para el tratamiento de una enfermedad viral en niños, como el resfriado, la gripe y la varicela.

Los niños sufren más resfríos, debido a la falta de inmunidad contra los virus a los que no han sido expuestos. Tomando las medidas preventivas apropiadas puede disminuir el riesgo de que su niño desarrolle un resfrío. Las medidas preventivas pueden incluir las siguientes:

  • Mantenga a su niño lejos de una persona con resfrío.
  • Motive a su niño o niña a que se lave frecuentemente las manos y a que no se toque la nariz, la boca o los ojos, hasta que sus manos estén lavadas.
  • Asegúrese de que los juguetes y áreas de juego estén adecuadamente limpias, especialmente si varios niños están jugando juntos.

La vitamina C y el Resfrío Común
Muchas personas creen que tomando grandes cantidades de vitamina C pueden prevenir el resfrío común o reducir sus síntomas. Sin embargo, hasta la fecha, los estudios no han demostrado que altas dosis de vitamina C afecten el inicio o los síntomas del resfrío común. Además, tomar grandes dosis de vitamina C por un período largo, puede ser de hecho peligroso, ya que puede producir diarrea y distorsionar los análisis de sangre y orina.

Algunas de las complicaciones que pueden ocurrir si su niño tiene un resfrío son:

  • Infecciones del oído
  • Infecciones de los senos paranasales
  • Neumonía
  • Infecciones de la garganta

Por favor, consulte al médico de su niño para una mayor evaluación.

Contrariamente a la creencia popular, las temporadas frías o el estar con frío no causa un resfrío, según el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID). Sin embargo, la mayor parte de resfríos ocurren durante la estación fría (desde el comienzo del otoño, hasta el final del invierno), lo que probablemente se debe a varios otros factores como:

  • El período escolar se da en estas estaciones, aumentando el riesgo de exposición al virus.
  • Las personas permanecen más tiempo en el interior, lo que hace que estén más próximas unas de otras.
  • La baja humedad causa sequedad de los canales nasales, haciéndolos más susceptibles a los virus del resfrío.

El uso excesivo de los antibióticos en los niños se ha convertido en un problema común, agravado por la presión de los padres para la medicación, según la Asociación Americana de Pediatría (AAP).

En 1980, se prescribieron 4.2 millones de recetas médicas para la amoxicilina, un antibiótico oral para tratar las infecciones del oído.

En 1992, el número de prescripciones había crecido a 12.3 millones (194 por ciento de incremento). El Uso de otros antibióticos para tratar las infecciones del oído, como las cefalosporinas, se incrementó de 876,000 prescripciones en 1980 a 6.8 millones en 1992 (un 687 por ciento de incremento).

El abuso en el uso de los antibióticos está llevando a cambios en ciertas enfermedades que están poniéndose resistentes a la medicación, haciendo más difícil tratar a los pacientes. Muy a menudo, se han prescrito antibióticos para ciertas afecciones como los resfríos, secreciones del oído medio o bronquitis, las cuales no responden a los antibióticos según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Los antibióticos sólo son efectivos en el tratamiento de infecciones bacterianas.

La clave para prevenir el abuso en el uso de los antibióticos es la educación de los padres y médicos en la utilización apropiada de los mismos, según la Asociación Americana de Pediatría.

Algunos consejos a tener en cuenta al tomar antibióticos, según la Asociación Médica Americana (AMA), son:

  • Tome los antibióticos como le han prescrito
  • Termine el tratamiento completo de los antibióticos, conforme a lo prescrito
  • No guarde o reutilice los antibióticos

Los rinovirus y los coronavirus son los causantes más comunes de un resfrío. Según el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), los rinovirus ocasionan alrededor de un tercio de todos los resfríos (30 a 35 por ciento), mientras que los causantes más comunes de los resfríos en adultos son los coronavirus. Sin embargo, la causa del 30 al 50 por ciento de resfríos permanece indeterminada.

Rinovirus

Existen más de 110 rinovirus diferentes que causan la mayoría de resfríos al comienzo del otoño, en la primavera y el verano. Estos virus crecen en la mucosa nasal humana y de allí le viene su nombre, pues en griego "rino" significa nariz.

Coronavirus

Existen más de 30 variedades de coronavirus, con tres o cuatro tipos que afectan a los humanos. El virus es más activo en el invierno y al comienzo de la primavera.

Cuándo Consultar al Médico de Su Niño

Para mayor información, siempre consulte al médico de su niño.

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 09/2009