Precauciones de Reflujo (Reflux Precautions)

Su doctor le recomienda usar precauciones contra el reflujo con su bebé. Estos pasos le ayudarán a lograr que su bebé no devuelva las comidas. El propósito de estas precauciones es mantener, a todo tiempo, la cabeza de su bebé en un nivel más alto que su estómago.

  • Dele pequeñas y frecuentes comidas para evitar que el estómago se sobrellene.
  • Sostenga a su bebé en posición vertical por 30 minutos después de cada alimentación tan frecuentemente como sea posible.
  • Cuando su bebé eructe sosténgalo verticalmente sobre su hombro.
  • Empujar o mover a su bebe después de alimentarlo puede causar que su bebé arroje la comida.
  • Levante la cabecera de la cuna de su bebé (30 grados o 6")

Una manera fácil de hacerlo es colocar 1 ó 2 almohadas grandes para dormir debajo del colchón de la cuna, encima de la base del resorte para así elevar la cabecera.

Asegúrese que no quede un espacio entre el colchón y la baranda de lado donde el bebé pueda deslizarse. Mantenga la cabeza de su bebé en un nivel más alto que su estómago, pero no tan alto que se vaya a deslizar hacia el final de la cama. Use mantas o frezaditas enrolladas debajo de las rodillas y caderas del bebé para evitar que se deslice hacia el otro extremo de la cama.

  • Siempre coloque a su bebé sobre su lado derecho o sobre su espalda con la cuna elevada a 30°. No coloque una almohada, manta o frezada suave o de piel debajo de la cabeza de su bebé.
  • Si usa un "pumpkin seat" o una mecedora, coloque una manta o una almohada pequeña detrás de la espalda de su bebé para empujar el estómago hacia afuera y así no se pueda enrollar en si mismo. Mesa suavemente al bebé. Mecerlo muy fuerte puede provocar la devolución de las
    comidas.
  • Si aún usando estas precauciones la devolución de las comidas continúa o empeora, llame a su doctor.

Las precauciones contra el reflujo son fáciles de seguir en el hogar. Si usted necesita consejos más precisos sobre como usarlos en su hogar, pregunte por favor a su doctor o enfermera.

Un representante de servicio que habla español, atenderá su llamada, contestará sus preguntas, 513-636-0799.

Si usted o su niño experimentan efectos secundarios inusuales, inesperados o severos, luego de seguir los procedimientos o instrucciones indicados en este documento, le recomendamos que llame de inmediato a su médico primario, su sala de emergencias local, o, en casos de efectos secundarios o reacciones adversas extremas, llame al 911 o su número local para emergencias.

El cuidado pediátrico está constantemente mejorando y enfrentando nuevos retos. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en nuestra interpretación y recomendaciones. Estas páginas representan nuestro mejor esfuerzo pero de ningún modo sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra o profesional del cuidado de la salud. La información incluída en los "Temas de Salud" ("Health Topics"), es considerada confiable y generalmente de acuerdo con los estándares aceptados al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, previenen que los autores y el Cincinnati Children's Hospital Medical Center, ofrezcan estas páginas como algo más que puntos de partida o referencia para las decisiones del cuidado y el plan educacional que los padres, pediatras, profesionales del cuidado de la salud y los niños, deben tomar en conjunto.

Si cree que usted, su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de cuidados de la salud. No intente ofrecer tratamiento para usted mismo, su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.


Last Updated 10/2012