Virus respiratorio sincitial (VRS) (Respiratory Syncytial Virus)

El virus respiratorio sincitial (VRS) es un organismo viral que puede provocar infecciones en las vías respiratorias altas y bajas. Comúnmente causa bronquiolitis (inflamación de las vías respiratorias bajas) y neumonía en niños y bebés. En los Estados Unidos, el VRS es más común durante los meses de invierno y primavera.

En la mayoría de los niños y bebés, las infecciones con VRS se pueden manejar como pacientes ambulatorios. Sin embargo, algunos niños y bebés que desarrollan VRS pueden necesitar ser internados en el hospital.

La enfermedad generalmente dura una a dos semanas. Los niños que tienen riesgo de desarrollar casos más severos de VRS incluyen:

  • Niños / bebés de menos de 1 año, particularmente entre las 6 semanas y 6 meses
  • Bebés prematuros
  • Los niños / bebés con problemas de respiración o cardíacos
  • Los niños / bebés con sistemas inmunitarios debilitados

El VRS se contagia al entrar en contacto con material infeccioso de otra persona o de un objeto inerte. Las secreciones de los ojos, la boca o la nariz (y posiblemente de un estornudo) contienen el virus. El virus también puede sobrevivir varias horas sobre objetos inertes como picaportes de puertas, superficies de apoyo y juguetes. También puede vivir en las manos de las personas durante hasta 30 minutos.

Después de estar expuesto al virus, es posible que los síntomas no aparezcan durante cuatro a seis días. Una persona con VRS generalmente puede contagiar durante tres a ocho días, aunque esto puede ser más tiempo en los niños más pequeños.

Los siguientes son los signos y los síntomas de las infecciones con VRS. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Letargo e inactividad
  • Irritabilidad
  • Mala alimentación
  • Episodios de apnea (más común en bebés, un evento en el que un bebé no puede respirar durante más de 15-20 segundos)
  • Secreción nasal que generalmente es turbia
  • Fiebre
  • Silbido (sonido agudo que generalmente se oye al exhalar)
  • Respiración rápida
  • Tos
  • Tiraje intercostal o retracción de las paredes del tórax
  • Aleteo nasal
  • Ruidos en el pecho que se pueden sentir en la espalda o pecho del bebé o niño

Los síntomas de VRS se pueden parecer a otros problemas o afecciones médicas. Siempre hable con el médico de su hijo/a para hacer un diagnóstico.

Además de una historia médica completa y un examen físico, las pruebas de diagnóstico para VRS pueden incluir:

  • Pruebas de la secreción nasal de su hijo/a
  • Oxímetro de pulso. Un oxímetro es una máquina pequeña que mide la cantidad de oxígeno en la sangre. Para obtener esta medida, se coloca un pequeño sensor (similar a un vendaje) en un dedo de la mano o del pie.

No hay cura para el VRS, por eso después de que el niño está infectado el tratamiento es de apoyo (se tratan los síntomas presentes). Los cuidados al niño o bebé implican tratar los efectos del virus en el sistema respiratorio.

Debido a que es un virus el que causa la infección, los antibióticos no son útiles. El tratamiento específico para el VRS estará determinado por su médico en base a:

  • Edad, salud general e historial médico de su hijo/a
  • Alcance de la afección
  • Tolerancia de su hijo/a a medicamentos, terapias o procedimientos específicos
  • Expectativas para el desarrollo de la afección
  • Su opinión o preferencia

El tratamiento para VRS puede incluir:

  • Mantener a su hijo/a bien hidratado animándolo a tomar líquidos. Si es necesario, se puede colocar una línea intravenosa (IV) para dar a su hijo/a líquidos y electrolitos esenciales.
  • Oxígeno suplementario
  • Los medicamentos broncodilatadores se pueden probar cuando se sospecha que hay una enfermedad reactiva de las vías respiratorias subyacente.

El lavado apropiado de las manos es importante para evitar la diseminación del VRS a otros infantes, niños y adultos. Si su niño está en el hospital, el personal de salud deberá llevar ropa especial de aislamiento como batas y guantes cuando entre al cuarto de su niño.

Palivizumab (Synagis), un anticuerpo contra VRS, brinda protección pasiva contra el virus.  Se recomienda para bebés y niños con alto riesgo de sufrir VRS, incluyendo niños con historial de nacimiento prematuro y enfermedad cardíaca congénita, para reducir la tasa de admisiones en el hospital. Palivizumab generalmente se da mensualmente durante la temporada de VRS, desde fines del otoño hasta la primavera. Si tiene dudas sobre Palivizumab, hable con el médico de su hijo/a.

  • Bronquiolitis - Información para padres que incluye signos y síntomas, prevención, tratamiento y cuándo ir a la Sala de Emergencia.

Last Updated 04/2015