Se hace la prueba de laboratorio en la materia fecal (o heces) para detectar infecciones por bacterias, parásitos y virus. También se puede analizar la materia fecal para detectar sangre.

Eso permite al médico tratar de manera adecuada la enfermedad de su hijo/a. La prueba Hemoccult busca sangre oculta en muestras de materia fecal.