La adolescencia es la segunda etapa de crecimiento más rápida luego de los primeros meses de vida de una persona. El crecimiento repentino de un adolescente durante este período genera un incremento en la necesidad de muchos nutrientes. Una dieta adecuada garantiza que los adolescentes recibirán las cantidades necesarias de nutrientes críticos: calcio, hierro, y vitaminas A, C y D. Algunos adolescentes necesitan incluso más nutrientes si realizan deportes, siguen una dieta especial, tienen un trastorno alimenticio o, en adolescentes mujeres, si están embarazadas.

Alimentación saludable durante la adolescencia: recomendaciones

  • Los padres o cuidadores deben servir de ejemplo en lo que respecta a las opciones de comidas y bebidas, y al ejercicio.
  • Ofrezca alimentos saludables, refrigerios y líquidos: frutas, verduras, lácteos con bajo contenido en grasas, proteínas magras, agua y bebidas sin azúcar.
  • Dedique tiempo a compartir comidas en familia.
  • Evite pasar más de 2 horas por día frente al televisor, la computadora y los videojuegos.
  • Aliente a su hijo/a adolescente a colaborar en la planificación de comidas, la compra de alimentos y la preparación de comidas.

Comer fuera

Los adolescentes eligen sus comidas en base al hambre, sus preferencias, el tiempo y la conveniencia. Cuando coman fuera, fomente a elegir opciones saludables. Visite sitios web que ofrecen información nutricional y recomendaciones para comer fuera.

Ejemplos de algunos sitios web:

www.myplate.gov (algunos contenidos en español)

www.eatright.org/nnm (solo disponible en inglés)

Dietas

Muchos adolescentes se preocupan por hacer dieta en esta etapa de su vida. Las dietas de moda pueden conducir a tener comportamientos insalubres, como restringir la ingesta de alimentos, saltear las comidas, tomar pastillas o depurar después de las comidas. Comuníquese con el proveedor de atención de la salud de su hijo/a si tiene inquietudes acerca de estos comportamientos u otros relacionados con la alimentación.