La terapia de linfocitos T-CAR (llamada también linfocito T con receptor quimérico para el antígeno) es un tipo de tratamiento para el cáncer. Utiliza células que combaten infecciones en el sistema inmunitario (linfocitos T) para detectar y destruir células cancerígenas.

¿Para quién puede ser beneficiosa la terapia de linfocitos T-CAR?

La Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó la terapia de linfocitos T-CAR para pacientes con cánceres de la sangre de linfocitos B recidivantes o resistentes al tratamiento, que no han respondido bien a otros tratamientos. Estos cánceres incluyen:

  • Leucemia linfoblástica de linfocitos B (B-ALL) en pacientes de hasta 26 años de edad (segunda recidiva o más adelante)
  • Linfoma difuso de linfocitos B grandes en pacientes de más de 18 años de edad

También hay ensayos clínicos que usan linfocitos T-CAR disponibles para personas con otros tipos de cáncer de la sangre.

Pasos del tratamiento en la terapia de linfocitos T-CAR

La terapia de linfocitos T-CAR se realiza en el hospital. Es un tratamiento con internación. Los pacientes pueden pasar hasta cuatro semanas en el hospital para tratamiento y observación.

Estos son algunos pasos del tratamiento:

  • Recolección: El equipo de atención recolecta algunos glóbulos blancos (incluidos linfocitos T) del paciente.
  • Modificación: El equipo de atención envía las células recolectadas a un laboratorio externo. En el laboratorio, se enseña a los linfocitos T a que generen receptores especiales en su superficie, llamados receptores quiméricos para el antígeno (CAR), que ayudan a los linfocitos T a detectar células cancerígenas y pegarse a ellas.
  • Multiplicación: Los nuevos linfocitos T-CAR se multiplican en el laboratorio, se congelan y se devuelven al hospital.
  • Quimioterapia: Los pacientes reciben quimioterapia de acondicionamiento (linfodepleción) unos días antes del tratamiento para crear espacio para que los linfocitos T-CAR funcionen.
  • Infusión: Se hace una infusión de linfocitos T-CAR en la sangre del paciente.

Los linfocitos T-CAR atacan una proteína específica, llamada CD19, que se encuentra en la superficie de los cánceres de linfocitos B. Si todo va bien, los linfocitos T-CAR siguen multiplicándose en el cuerpo del paciente y matan las células cancerígenas que tienen la proteína CD19 en la superficie.

Encontrar un hospital que ofrezca terapia de linfocitos T-CAR

La terapia de linfocitos T-CAR es un tratamiento altamente especializado y personalizado, disponible en una pequeña cantidad de hospitales. Cincinnati Children’s tiene una vasta experiencia con la terapia de linfocitos T-CAR. Fue uno de los primeros hospitales pediátricos en ofrecer ensayos clínicos de terapia de linfocitos T-CAR.

Beneficios de la terapia de linfocitos T-CAR

Hasta hace poco, los pacientes con cánceres de la sangre de linfocitos B recidivantes o resistentes al tratamiento tenían muy pocas opciones de tratamiento. La terapia de linfocitos T-CAR ofrece nuevas esperanzas. Por ejemplo, en estudios clínicos, 62% de los pacientes que recibieron la terapia de linfocitos T-CAR con un fármaco llamado KYMRIAH® estuvieron en remisión por dos años después del tratamiento.

La terapia de linfocitos T-CAR puede cambiar todo cuando el tratamiento estándar no funciona. Pero no es para todos. El médico hablará sobre las opciones con usted antes de hacer una recomendación sobre si esta terapia u otro tratamiento avanzado para el cáncer son la mejor opción.

Riesgos de la terapia de linfocitos T-CAR

La terapia de linfocitos T-CAR puede tener efectos secundarios. Algunos efectos secundarios pueden ser graves, pero suelen desaparecer en algunos días, sin problemas a largo plazo. Estos efectos secundarios incluyen síndrome de liberación de citoquinas (CRS), que causa síntomas tipo gripe y problemas neurológicos como confusión. Se requiere una estadía en el hospital para que el equipo de atención pueda vigilar a los pacientes por efectos secundarios graves y proporcionarles tratamiento cuanto antes si fuera necesario. Aproximadamente 30% de los pacientes que reciben terapia de linfocitos T-CAR son internados en la unidad de cuidados intensivos para ser monitoreados de cerca.

Recuperación de la terapia de linfocitos T-CAR

El tiempo de recuperación para la terapia de linfocitos T-CAR es mucho más breve y menos intenso que para un trasplante de médula ósea. La mayoría de los pacientes vuelve a su vida normal en el transcurso de uno o dos meses. Un médico seguirá vigilándolos por efectos secundarios y respuesta al tratamiento.

Muchos pacientes necesitan terapia de reemplazo de inmunoglobulina a largo plazo (infusiones) tras la terapia de linfocitos T-CAR para ayudar a reforzar su sistema inmunitario.