El estreñimiento es un problema común en los niños. Los niños que sufren estreñimiento suelen aguantar el popó e intentar no ir al baño. Los niños contraen los músculos de la cola, lloran, gritan, se esconden en rincones, cruzan las piernas, se sacuden, quedan con la cara roja o bailan para intentar no dejar salir el popó. Los padres suelen confundir esas conductas con intentos de hacer popó, cuando en realidad los niños están intentando aguantar y no hacer popó.

Cuando su hijo/a tiene problemas de estreñimiento, puede haber:

  • Una disminución en la frecuencia con la que hace popó, pueden pasar varios días sin que haga popó
  • Popó duro y seco  
  • Dificultad para que el popó pase por el recto
  • Dolor al hacer popó
  • Hinchazón, calambres o dolor abdominal
  • Cantidades pequeñas de popó líquido o suciedad de popó en la ropa interior