Los niños que muerden causan grandes preocupaciones a los padres. Los padres del niño mordido también suelen preocuparse mucho por las infecciones.

Las mordeduras son un comportamiento inaceptable que debe detenerse cuanto antes para impedir que suceda nuevamente.