A la pubertad temprana también se la llama pubertad precoz. Se considera temprana a la pubertad en niñas antes de los 8 años y en niños antes de los 9. La mayoría de los niños con una pubertad precoz crece rápido al principio, pero termina de crecer antes de alcanzar su altura esperada para la adultez.

La pubertad temprana hace que el cuerpo del niño o niña cambie mucho antes que el de sus amigos. Podría sentirse diferente a sus amigos y tener cambios hormonales que causan cambios de humor. Su hijo/a podría sentirse incómodo/a con los cambios de su cuerpo.

Ayudarla/o a lidiar con las bromas de los amigos y reforzar su autoestima son pasos importantes para ayudar a que se adapte a estos cambios.