¿Cuáles son los aspectos principales del sueño seguro?

Solo: Comparta la habitación, no la cama.

  • El lugar más seguro para que duerma su bebé es la habitación donde usted duerme, pero no su cama.
  • Coloque la cuna o el moisés del bebé en su habitación, en lugar de permitirle dormir en la misma cama que usted, otros niños o cualquier otra persona.
  • Los padres y las personas a cargo no deben tomar siestas en sillones o butacas mientras sostienen al bebé, para eliminar el riesgo de que el bebé quede atrapado o aplastado.

Boca arriba: Coloque a su bebé siempre boca arriba para las siestas y por la noche.

  • Acostar a su bebé boca arriba para dormir reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés).
  • Los bebés que duermen boca abajo tienen más probabilidades de volver a inhalar el aire que exhalaron, lo que genera una acumulación de dióxido de carbono y niveles reducidos de oxígeno, lo que podría causar asfixia.
  • Los bebés que duermen boca abajo podrían no tener buenas habilidades para levantar la cabeza, haciéndolos dormir con la cara hacia abajo. Dormir con la cara hacia abajo puede reducir el suministro de aire rico en oxígeno para el bebé y aumentar el riesgo de asfixia. Es más probable que un bebé que duerme boca abajo se recaliente, tenga descensos inesperados en su presión arterial y sufra con la capacidad para controlar su ritmo cardíaco: todos factores que contribuyen a un mayor riesgo de SIDS.
  • Los bebés que duermen boca arriba tienen menos probabilidades de ahogarse o asfixiarse.

Cuna: Ponga a su bebé a dormir siempre en una cuna o un moisés.

  • Lo mejor es una cuna que tenga únicamente un colchón firme y una sábana bien ajustada.
  • No debe haber nada en la cuna o moisés con el bebé - ni juguetes, ni animales de peluche, mantas, almohadas, amortiguadores para la cuna o posicionadores para el sueño.
  • La ropa para dormir, como mantas de arrullo, sacos de dormir, mamelucos con pies y pijamas del tamaño adecuado, es más segura para los bebés que las mantas.
  • Nunca ponga al bebé a dormir en camas para adultos, sillas, sofás, camas de agua, colchones inflables, almohadas, cojines o superficies blandas.
  • El bebé no debe dormir por un período prolongado en ningún producto que no sea una cuna o moisés. Las hamacas, asientos para automóvil, cochecitos y saltarines no deben usarse como espacio dedicado para dormir.

Seguridad en la cuna

  • Compruebe que su cuna cumpla con los estándares de seguridad de la Comisión de Seguridad en los Productos de Consumo (Consumer Product Safety Commission, CPSC) y la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles (Juvenile Products Manufacturers Association, JPMA) y asegúrese de que tenga todas las piezas correctas.
  • Asegúrese de que toda la estructura de la cuna esté bien ajustada para que no colapse, atrape o sofoque al bebé.
  • Evite las cunas con recortes decorativos en la cabecera/piecera para reducir el riesgo de que la cabeza o los miembros del bebé queden apretados a medida que aumenta su actividad.
  • Si puede pasar una lata de gaseosa por las barandas de la cuna, la cabeza, la mano o el pie del bebé podrían quedar atrapados.
  • Si los lados de la cuna se pueden bajar, asegúrese de que se ajusten de forma segura y de que las trabas no se puedan soltar con el aumento en la actividad del bebé.
  • Los postes de las esquinas de la cuna no deben sobresalir más de un decimosexto de pulgada o tener bordes filosos.
  • Si compra una cuna usada, compruebe que no haya sido retirada del mercado en www.recalls.gov (solo disponible en inglés).
  • Evite colocar la cuna, cama, silla alta o corral cerca de ventanas, cortinas, persianas o accesorios montados en la pared con cables.
  • Los móviles y los juguetes con cordones de más de 7 pulgadas no deben colgar encima de la cuna.
  • Cuando el bebé comience a hacer fuerza con las manos y las rodilla, retire los móviles.