El corazón tiene 4 cavidades. Las cavidades superiores, o aurículas, están separadas por un tabique llamado septum. La comunicación auricular (ASD) es un orificio en el septum. El defecto en el tabique auricular es uno de los problemas cardíacos más comunes.

Si se presenta un defecto en el tabique auricular, la sangre fluye a través del orificio desde la aurícula izquierda a la aurícula derecha, en la mayoría de los casos. Este patrón de flujo sanguíneo aumenta el volumen de sangre en la aurícula derecha. Esto significa que se está irrigando más sangre hacia los pulmones de lo normal.

Si no se trata, el defecto en el tabique auricular puede causar problemas en la adultez. Los problemas pueden ser hipertensión pulmonar (presión sanguínea alta en los pulmones), insuficiencia cardíaca congestiva (solo disponible en inglés) (debilitamiento del músculo cardíaco), arritmias auriculares (ritmos o frecuencias cardíacas anormales) y un riesgo más alto de accidentes cerebrovasculares.

Signos y síntomas de la comunicación auricular

En la mayoría de los niños, la comunicación auricular no produce síntomas. Si hay un defecto grande en el tabique, puede que fluya mucha sangre entre las aurículas. Esto puede provocar síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, cansancio rápido y con facilidad o problemas de crecimiento. Esto es poco frecuente.

La mayoría de las veces, la comunicación auricular se diagnostica cuando el médico escucha un soplo cardíaco (solo disponible en inglés) durante un examen físico (solo disponible en inglés).

Diagnósticos de la comunicación auricular

Escuchar un soplo en un examen físico es el motivo más común de sospecha de un defecto del tabique auricular. La ecocardiografía (solo disponible en inglés) es el método principal utilizado para confirmar la presencia de un defecto del tabique auricular.

La ecocardiografía puede mostrar el orificio y su tamaño, así como cualquier aumento en el tamaño de la aurícula derecha y el ventrículo derecho debido al trabajo extra que están realizando.

Un electrocardiograma (ECG) (solo disponible en inglés) puede mostrar signos de aumento del tamaño del músculo cardíaco. Una radiografía de tórax puede mostrar el aumento de tamaño del corazón y el aumento del flujo sanguíneo hacia los pulmones.

Tratamiento para la comunicación auricular

En algunos niños, la comunicación auricular puede cerrarse por sí sola sin tratamiento. En el caso de un defecto del tabique auricular pequeño, la probabilidad de que el orificio se cierre por sí solo puede ser de hasta el 80 % en los primeros 18 meses de vida. La comunicación auricular que persiste a los 3 años de edad no se cerrará nunca por sí sola.

Cirugía a corazón abierto

Aunque la comunicación auricular se cierra mediante una cirugía a corazón abierto (solo disponible en inglés), este abordaje ya no es tan habitual como solía ser. Si una cirugía a corazón abierto es necesaria, el cirujano podrá cerrar el orificio con puntos. Pero puede que sea necesario cerrarlo con un parche. La cirugía es eficaz y conlleva un bajo riesgo.

Cierre con dispositivo transcatéter

Dependiendo del tamaño y de la zona del tabique afectada, muchos defectos del tabique auricular pueden cerrarse con un dispositivo que se coloca durante un cateterismo cardíaco. Este dispositivo se coloca a través de un catéter. Cubre el defecto fijándose al tabique auricular. El catéter es un tubo largo y delgado, más o menos del ancho de un trozo de espagueti. Se dirige al corazón a través de los grandes vasos sanguíneos de la ingle.

La ventaja de poder cerrar una comunicación auricular con un dispositivo es que puede colocarse sin detener el corazón del paciente ni utilizar un bypass cardiopulmonar. Esto reduce el traumatismo de la cirugía a corazón abierto. No crea una cicatriz en el tórax como lo hace la cirugía a corazón abierto.

En Estados Unidos existen dos dispositivos aprobados por la FDA. Se utilizan en el laboratorio de cateterismo cardíaco. Se trata del oclusor de defectos Amplatzer y del oclusor de defectos Helex.

Resultados del cierre del defecto del tabique auricular

El cierre quirúrgico de los defectos del tabique auricular no presenta problemas en el 99 % de los casos. El dispositivo Amplatzer se utiliza hace tan solo 10 años, pero tiene buenos resultados. Tras el cierre de la comunicación auricular en la infancia, el tamaño del corazón vuelve a la normalidad en un plazo de cuatro a seis meses.

Después de cerrar el defecto, no debería haber problemas con la actividad ni restricciones. Se realizarán citas periódicas de seguimiento con un cardiólogo.

Atención para la adultez y la adolescencia

La comunicación auricular puede detectarse por primera vez en la vida adulta. Hay distintos tamaños de defectos. El defecto pequeño puede no tener efectos significativos en la salud de una persona. Si el tamaño del defecto es lo suficientemente grande como para que las cavidades derechas del corazón aumenten de tamaño, se recomienda repararlo. Los defectos de tipo secundum son el tipo más común. Por lo general, pueden cerrarse sin necesidad de cirugía, utilizando un dispositivo. Los demás defectos requieren una corrección quirúrgica. Suelen ser procedimientos de bajo riesgo. Es importante que los médicos tengan experiencia en cirugía congénita.

Los adultos que tienen un defecto cerrado o reparada necesitan hacerse una evaluación periódica. Los pacientes a quieres se les haya cerrado el defecto con un dispositivo deben someterse a una ecocardiografía cada cinco años para ver si el dispositivo ha tenido alguna complicación. Los pacientes que tenían algo de presión arterial alta en los pulmones (hipertensión pulmonar) antes de que se cerrara el defecto deben seguir yendo al cardiólogo. Los adultos que han tenido problemas de frecuencia cardíaca, como aleteo auricular o fibrilación auricular, pueden necesitar una evaluación periódica. Comuníquese con el Instituto del Corazón (Heart Institute) de Cincinnati Children's Hospital (solo disponible en inglés).