Temas de Salud

COVID-19 (Coronavirus)

COVID-19 (Coronavirus)

La enfermedad del coronavirus 2019 es causada por un virus que se contagia de persona a persona. Con frecuencia se le llama COVID-19. El virus que causa COVID-19 es un nuevo tipo de coronavirus que se ha propagado por todo el mundo.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son un grupo grande de virus. Causan enfermedades en animales. Con frecuencia se mueven entre los camellos, los gatos y los murciélagos. Luego los virus pueden evolucionar y empezar a infectar a personas. Los coronavirus no empezaron con el COVID-19. Los coronavirus humanos se identificaron por primera vez en la década de 1960. Por lo general, estos virus se presentan como un resfrío común, pero algunas cepas causan infecciones graves en las personas.

Los coronavirus se pueden propagar cuando alguien:

  • Tose, estornuda o habla
  • Tiene contacto cercano con otra persona, por ejemplo con un abrazo, o dándose la mano
  • Toca una superficie u objeto donde está el virus y luego se toca la boca, la nariz o los ojos.

¿Cuándo se reconoció el COVID-19 por primera vez?

La primera vez que se reconoció al COVID-19 fue en diciembre de 2019 en China, principalmente en la ciudad de Wuhan. Es importante comprender que no sabemos exactamente cuándo ni dónde comenzó en el mundo. Lo que queda claro es que pasó algo, probablemente en algún momento de 2019, que hizo que el coronavirus pudiera encontrar a un gran grupo de personas vulnerables a la enfermedad. Simplemente coincidió con que esas personas vivían en China.

Wuhan es una ciudad grande, con gente que va y viene de todo el mundo: Europa, América del Sur, América del Norte y África. El COVID-19 llegó a todos los continentes muy rápido -en apenas unos meses. En ese momento se contagiaba de persona a persona.

Signos y síntomas de COVID-19

Los síntomas del COVID-19 pueden ir desde leves (o tener síntomas) a una enfermedad grave. Estos síntomas son similares en niños y adultos, e incluyen:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Tos
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolores en el cuerpo o musculares
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida súbita del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta

Otros síntomas pueden incluir:

  • Congestión o goteo nasal
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Recuerde lo siguiente mientras vigila si su hijo/a presenta signos del virus.

  • El período de incubación (el tiempo que transcurre entre la exposición al virus y el desarrollo de síntomas) es de dos a 14 días. Si un niño está infectado, el virus suele aparecer en cinco o seis días.
  • Los síntomas de COVID-19 se consideran “no específicos”. Eso quiere decir que un síntoma puede no ser causado por una enfermedad específica. Por ejemplo, si su hijo/a tiene alergias, podría tener dolor de garganta o perder el sentido del olfato. Sin embargo, estos también podrían ser signos de COVID-19. Esto hace que sea difícil saber si su hijo/a tiene COVID-19 o algo como un resfrío común.
  • La mejor forma de lidiar con los síntomas es vigilar a los que no desaparecen. Si ve que el problema no parece mejorar, llame al médico de su hijo/a.
  • Sepa qué síntomas vigilar, cuándo debe llamar y cuándo debe actuar. Hable al respecto con el médico de su hijo/a con anticipación. Esto siempre es útil, pero es particularmente importante si su hijo/a tiene algún problema de salud subyacente, como asma o alergias. Estos problemas podrían hacer que sea más difícil identificar el COVID-19.
  • No se preocupe si llama y luego resulta ser una falsa alarma. Es mejor llamar y sentir el alivio de saber que no es COVID-19.
  • En la mayoría de los niños, COVID-19 no supone grandes problemas. No van a tener que ir al hospital y ni siquiera estarán enfermos por mucho tiempo.

Otras afecciones vinculadas a COVID-19

El síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C, por sus siglas en inglés) es una enfermedad que hace poco que se detecta en niños. Para muchos niños, esta parece ser una complicación del COVID-19. Aparece después de que el niño ha sido infectado por el virus. Sin embargo, no todos los niños con síntomas de MIS-C son positivos por el virus.

Los médicos consideran que como COVID-19 es un virus nuevo y el sistema inmunológico del niño no ha sido expuesto a él, se da una respuesta inmunitaria retrasada al coronavirus. El sistema inmunológico se sobregira y causa inflamación. MIS-C parece ser un efecto tardío, posterior a la desaparición del virus.

La inflamación hace que los vasos sanguíneos tengan fugas. Cuando esto sucede, no llega la sangre a los órganos. Si no llega oxígeno a los órganos, los órganos sufren daños.

En el aspecto clínico, MIS-C puede verse como la enfermedad de Kawasaki, que es una inflamación de los vasos sanguíneos. La enfermedad de Kawasaki no está asociada a un virus específico. En el caso de la enfermedad de Kawasaki, los vasos sanguíneos pueden agrandarse o formar aneurismas. No se ha reportado que esto suceda con MIS-C. MIS-C tiene una variedad de síntomas que pueden incluir:

  • Fiebre
  • Ojos inyectados en sangre
  • Erupción o piel que se descama
  • Lengua hinchada
  • Hinchazón de las manos y los pies
  • Labios agrietados
  • Ganglio linfático agrandado en el cuello

Otros síntomas pueden incluir:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Abdomen hinchado

Llame al médico si su hijo/a tiene cualquiera de estos síntomas. Llame incluso si el niño no ha sido infectado por COVID-19.

Recuerde que una cantidad muy pequeña de niños ha desarrollado los signos y síntomas de MIS-C. La mayoría de los niños también se recuperó rápidamente. Aunque MIS-C puede parecer una enfermedad misteriosa, la mayoría de los pediatras conoce esta afección. Es una forma de enfermedad autoniflamatoria. De momento los investigadores no están seguros de por qué se da esta afección en algunos niños. No saben cómo se relaciona con COVID-19.

Diagnóstico y tratamiento de COVID-19

Actualmente COVID-19 se diagnostica con un test viral. Este test analiza muestras del sistema respiratorio de su hijo/a. El test más confiable es el hisopo que se inserta por el pasaje de la nariz de su hijo/a hasta la parte trasera de la garganta.

Los niños a quienes se diagnostica COVID-19 suelen mejorarse con descanso y líquidos. Si su hijo/a se enferma gravemente, lo/la llevarán al hospital para brindarle atención que podría incluir asistencia con la respiración, líquidos intravenosos y otros tratamientos.

Es importante asegurarse de que un niño con COVID-19 se mantenga alejado de otras personas que podrían tener más dificultades con este virus. Entre ellas se incluyen las personas mayores de 65 años y los niños con otros problemas de salud subyacentes.

Cómo proteger a su hijo/a del COVID-19

  • Lávense las manos siguiendo los lineamientos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC).
    • Formen espuma con agua y jabón por 20 segundos (lo que se tarda en cantar el cumpleaños feliz) antes de enjuagarse.
    • Si usan desinfectante para manos, asegúrense de frotárselo bien y de que sea al menos 60% alcohol.
  • Eviten los lugares donde haya personas enfermas.
  • Manténganse lejos de personas que tengan o puedan tener COVID-19.
  • Cada vez que su hijo/a salga de casa o vaya a estar con otras personas debe usar un tapabocas. Recuerde que los niños de menos de 2 años de edad, o con retrasos en el desarrollo o problemas respiratorios severos, no deben usar tapabocas porque pueden ser un peligro de ahogo.
    • Los niños que se sientan nerviosos por el uso del tapabocas pueden practicar usarlo en casa o ponerle uno a su juguete favorito, para tener menos miedo.
    • Los padres deben liderar con el ejemplo y también usar tapabocas.
  • Practiquen el distanciamiento social todo lo posible. Esto significa quedarse en casa siempre que puedan. Cuando su hijo/a salga de la casa, manténganse al menos a 6 pies de distancia de los demás.
  • Muéstrele a su hijo/a cómo toser y estornudar en un pañuelo y luego desechar el pañuelo sucio en la basura. Muéstrele cómo toser o estornudar hacia su brazo o su codo y no sobre sus manos.
  • Enséñele a evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Cuando de protección se trata, lo mejor es pensar en estos términos: No se puede tener una forma de protección sin la otra. Si su hijo/a usa un tapabocas, que mantenga de todos modos la distancia social y se lave las manos con frecuencia. Las investigaciones han demostrado que si todos usamos tapabocas, el riesgo de infección por COVID-19 es mucho menor. Sin embargo, funciona mucho mejor si tomamos todas las medidas.

Otra forma de proteja a su hijo es hacerse las siguientes preguntas antes de ir a algún lugar como la plaza, la piscina o los centros de recreación:

  • ¿Me siento cómodo/a con mi hijo/a yendo a este lugar?
  • ¿La gente en este lugar respetará los principios de distanciamiento social y buena higiene?
  • ¿Mi hijo/a entiende cómo aplicar la distancia social y seguir los lineamientos en esta situación?
  • ¿Hay lugares donde podamos lavarnos las manos, o tengo desinfectante para manos para que podamos usar con frecuencia?

Si no puede responder que sí a todas estas preguntas, tal vez sea mejor no llevar a su hija/o a ese lugar.

Investigaciones sobre las vacunas y tratamientos para el COVID-19

Todavía no hay fármacos aprobados para el tratamiento de COVID-19. Sin embargo, muchas organizaciones están estudiando nuevos fármacos, incluidos los que ya están aprobados para otras afecciones, como formas posibles de tratar el COVID-19.

Tampoco existe aún una vacuna para prevenir el COVID-19. Cincinnati Children’s es uno de cuatro sitios en Estados Unidos participando en un ensayo clínico de un programa de vacunación para prevenir el COVID-19. Este ensayo es parte de un desarrollo global. Comenzó en Alemania, donde ya se completaron las dosis de los primeros participantes.

¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para COVID-19?

Como COVID-19 sigue siendo un virus tan nuevo, hay preguntas al respecto que todavía no tienen respuesta. Investigadores de todo el mundo están trabajando incansablemente en el desarrollo de tratamientos y vacunas. Hay cosas en las que nos podemos concentrar ahora para ayudar a nuestros hijos a lidiar con esta “nueva normalidad”. Las comunidades donde se están aplicando el distanciamiento social y otras medidas de prevención han ayudado a detener la propagación del COVID-19.

Last Updated 07/2020

Reviewed By Carla Hanekamp, Infection Preventionist II, and Felicia Scaggs Huang, MD