Depresión severa (Major Depression)

La depresión severa también se conoce como depresión clínica o depresión unipolar. Es un tipo de trastorno del humor (o estado de ánimo) que va más allá de las variaciones normales de todos los días.

La depresión implica el cuerpo, el humor y los pensamientos. Puede afectar los patrones de alimentación, de sueño o de pensamiento. No es lo mismo que estar triste o desanimado. No es un signo de debilidad ni es algo que se pueda solucionar con fuerza de voluntad o queriendo que desaparezca.

Los niños con una enfermedad depresiva no pueden simplemente “hacer un esfuerzo” y mejorarse. Suele ser necesario un tratamiento. Muchas veces, el tratamiento es esencial para lograr la recuperación.

Incidencia de la Depresión

El Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), informa que:

  • Las investigaciones indican que la depresión está comenzando unos años antes que en el pasado.
  • La depresión que aparece tempranamente con frecuencia persiste, recurre y sigue presente en la vida adulta. La depresión en niños y jóvenes también puede anticipar una enfermedad más severa en la etapa adulta.
  • Hay una mayor tasa de depresión en los niños cuyos padres tienen depresión.

Factores de Riesgo Para Depresión Severa

No se conoce la causa exacta. Los factores de riesgo más comunes incluyen:

  • Historial familiar de enfermedad mental, incluidos depresión y suicidio (especialmente si uno de los padres tuvo depresión siendo niño o adolescente)
  • Un alto nivel de estrés
  • Abuso (físico, sexual o emocional) o negligencia
  • Trauma (físico, emocional o sexual)
  • Otros trastornos psiquiátricos
  • Pérdida de uno de los padres, persona a cargo u otro ser querido debido a divorcio, muerte o abandono (especialmente si ocurrió a una edad temprana)
  • Un desequilibrio de neurotrasmisores (sustancias químicas naturales) en el cerebro
  • Cambio en el equilibrio de hormonas en el cuerpo
  • Pérdida de una relación (por ejemplo por mudanza, pérdida de un amigo o amiga)
  • Otra enfermedad crónica (como diabetes)
  • Otros trastornos del desarrollo, aprendizaje o conducta
  • Autoestima baja, demasiado dependiente de otras personas, autocrítico o pesimista

Después de la pubertad, las chicas tienen el doble de probabilidad que los varones de sufrir depression.

Signos y Síntomas de Depresión Severa

Estos son los síntomas más comunes de depresión severa. Esto puede ser diferente para cada niño o adolescente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sentimientos persistentes de tristeza y/o irritabilidad, hostilidad o agresión
  • Sentirse desesperanzado o inútil, sin valor o incompetente o tener autoestima baja
  • Sentirse vacío interiormente
  • Sentir mucha culpa
  • Pensamientos de suicidio o muerte que vuelven una y otra vez
  • Pérdida de interés en actividades normales y dejar de disfrutar actividades agradables
  • Problemas con relaciones
  • Problemas de sueño (insomnio, hipersomnia)
  • Cambios en apetito o peso
  • Cambio en nivel de actividad (aumento o disminución de energía)
  • Problemas para concentrarse, recordar o pensar con claridad
  • Menor capacidad para tomar decisiones
  • Quejas físicas frecuentes (dolor de cabeza, de estómago, mucho cansancio)
  • Huir o amenazar con huir de la casa
  • Muy sensible al fracaso o al rechazo
  • Enojo y furia
  • Ansiedad

La depresión en adolescentes puede ser difícil de detectar. Cualquiera de estos signos puede sugerir problemas con la escuela, la conducta o consumo de alcohol y drogas.

Para hacer un diagnóstico de depresión severa, un adolescente suele necesitar tener un “conjunto” (con frecuencia 5 o más) de los síntomas anteriores durante un período de dos semanas. Los síntomas pueden parecerse a otros problemas o afecciones. Los síntomas deben ser lo suficientemente severos como para causar problemas en las actividades diarias. Siempre hable con el médico de su hijo(a) adolescente para hacer un diagnóstico.

Diagnóstico de Depresión Severa

La depresión suele coexistir con otros trastornos psiquiátricos (como trastorno bipolar, abuso de sustancias o trastornos de ansiedad). Buscar evaluación en las etapas tempranas, hacer un diagnóstico y tratamiento es esencial para lograr la recuperación.

Un psiquiatra, u otro experto en salud mental, suele diagnosticar depresión severa después de una evaluación completa. Una evaluación de la familia del adolescente, además de la información brindada por maestros y proveedores de atención de la salud, también pueden ser útiles para hacer el diagnóstico.

Tratamiento Para Depresión Severa

El tratamiento para la depresión severa será aconsejado por el médico de su hijo(a) en base a:

  • La edad, salud general e historial de su hijo(a)
  • Alcance de los síntomas
  • Tolerancia de su hijo(a) a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • Expectativas para el desarrollo de la afección
  • Su opinión o lo que prefiere

Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión severa, pueden ser tratados eficazmente. El tratamiento siempre se debe basar en una evaluación completa del niño o adolescente y la familia. El tratamiento puede incluir uno, o más, de lo siguiente:

  • Medicamentos antidepresivos. Las investigaciones demuestran que, cuando se combinan con la psicoterapia, estos medicamentos pueden ser muy eficaces en el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes. Estos medicamentos funcionan restableciendo el equilibrio de compuestos químicos en el cerebro. Se debe vigilar con atención a las personas que toman antidepresivos para detectar ideas suicidas durante los primeros meses después de comenzar a tomarlos.
  • Psicoterapia. La mayoría de las veces, la terapia conductual y/o interpersonal es útil. Se concentra en:
  • Cambiar visiones distorsionadas de sí mismos y del ambiente que los rodea
  • Trabajar en relaciones difíciles
  • Identificar estresores en el ambiente y aprender a evitarlos
  • Terapia familiar
  • Consultas con la escuela

Los padres tienen un rol fundamental en cualquier proceso de tratamiento. Por muchos motivos, muchos padres de niños o adolescentes con depresión nunca buscan el tratamiento necesario para su hijo(a). Pero aproximadamente 80 por ciento de todas las personas con depresión severa que buscan tratamiento mejoran, generalmente en un plazo de semanas. El tratamiento continuo puede ayudar que los síntomas depresivos ocurran nuevamente.

Sin el tratamiento correcto, los síntomas de depresión pueden durar semanas, meses o años. Eso puede causar problemas interpersonales y psicosociales. La depresión en adolescentes también está vinculada con un aumento del riesgo de suicidio. La depresión suele empeorar si no se trata.

El riesgo de suicidio aumenta, particularmente entre varones adolescentes, cuando la depresión está acompañada de otros trastornos de salud mental (trastorno de la conducta, consumo abusivo de sustancias químicas). Es esencial que los padres y proveedores de atención de la salud de adolescentes tomen muy en serio todos los síntomas de depresión y suicidio. Busquen tratamiento inmediatamente si hay cualquier síntoma.

El suicidio es una emergencia médica. Consulte con el médico de su hijo(a) para obtener más información.

Contáctenos

Puede comunicarse con el Centro de Respuesta para Ingreso Psiquiátrico (Psychiatric Intake Response Center - PIRC) de Cincinnati Children’s llamando al 513-636-4124.

Last Updated 11/2018