Enema de Contraste (Contrast Enema)

Enema de Contraste (Contrast Enema)

Es un prueba que usa radiografías y un tipo especial de solución de enema y/o aire para tomar imágenes del colon o el intestino grueso, que es la parte inferior de los intestinos. La prueba muestra al médico si hay anormalidades en el colon o en la porción distal del intestino delgado.

Tipos de enemas de contraste positivo:

1. Un enema de contraste que usa un líquido para enema que se ve en las radiografías. No hay ninguna preparación especial para esta prueba. Se usa comúnmente para pacientes con estreñimiento crónico para ayudar a diagnosticar un trastorno llamado enfermedad de Hirschsprung.

2. Un enema de contraste de bario usa aire y una solución líquida de bario para enema que se ve en las radiografías. Los enemas de contraste de bario y aire se suelen hacer para buscar una fuente de sangrado rectal (como un pólipo). Para esta prueba es necesario hacer una preparación del intestino.

Antes del Estudio

Antes de venir al hospital, expliquen a su hijo/a lo que sucederá. En el caso de niños pequeños, usen palabras sencillas y expliquen qué sucederá poco antes de la prueba.

Preparación para el enema de contraste

Por favor, sigan las instrucciones que se aplican a la prueba programada para su hijo/a. Las instrucciones son diferentes dependiendo del tipo de enema de contraste.

Preparación para el enema de contraste de bario y aire

A partir del día antes de la prueba, su hijo/a solo puede tomar líquidos transparentes todo el día. No debe comer ninguna comida sólida. Los líquidos transparentes incluyen agua, caldo, jugos transparentes como jugo de manzana, arándano y de frutas, Kool-Aid" o gaseosas.

Si su hijo/a está tomando medicamentos indicados por un médico, dele los medicamentos en los horarios indicados. Su hijo/a no puede tomar leche ni comer goma de mascar, dulces duros o dulces de menta.

Si la prueba que se ordena requiere una preparación del intestino (si tiene dudas, llame a Radiología (Radiology) al 513-636-6386), su hijo/a tendrá que tomar dos dosis de un laxante de venta libre como citrato de magnesio, que se puede comprar en una farmacia o droguería. Si su hijo/a vendrá a Cincinnati Children's Hospital Medical Center como paciente ambulatorio para esta prueba, dele el citrato de magnesio a las 3 pm (o después de la escuela) el día antes de la prueba y de nuevo a la hora de acostarse la noche antes de la prueba. Siga las instrucciones en esta tabla para saber la cantidad que debe darle.

Edad del niño Dosis
Menores de un 1 año no dar laxantes
1 - 3 años 1 ½ onzas
3 - 5 años 2 ½ onzas
6 - 8 años 3 onzas
9 - 12 años 4 onzas
13 - 18 años 5 onzas

El día de la prueba, su hijo/a puede tomar líquidos transparentes hasta cuatro horas antes de la prueba. No deje que su hijo/a tome nada durante cuatro horas antes de la prueba.

Durante la prueba

Acompañar a su hijo/a

Los alentamos a estar junto a su hijo/a durante la prueba. Los niños suelen colaborar más y estar menos ansiosos cuando tienen una persona querida a su lado. Es más fácil pedir a otra persona que cuide a los hermanos para que ustedes puedan estar con su hijo/a. Si está embarazada, tendrá que quedarse detrás de una ventana de vidrio en la sala para pruebas de fluoroscopía o irse de la sala cuando se tomen las imágenes.

Es posible que su hijo/a sienta alguna molestia durante el procedimiento. Por favor, animen a su hijo/a a avisar al médico, enfermera o técnico si siente dolor para hacer una evaluación.

Enema de contraste

Durante la prueba, su hijo/a estará sobre una mesa para radiografías. Para hacer el enema hay que introducir un tubo pequeño (o catéter) en el recto de su hijo/a. El tubo, más pequeño que la materia fecal en un movimiento intestinal normal, puede ser incómodo pero no debería causar dolor. El tubo del enema se mantendrá colocado durante el examen. Se le administrará el enema a su hijo/a. El líquido mostrará claramente el colon de su hijo/a. El técnico o médico especializado en radiografías (radiólogo) mirará con una cámara especial de radiografías durante la prueba. Durante la prueba se tomarán varias imágenes con rayos X. Toda la prueba tardará unos 15 minutos. El técnico de radiografías los mantendrá informados.

No debería haber nada que haga sentir dolor a su hijo/a durante la prueba, pero deberá estar tendido/a sin moverse en la mesa de radiografías. Si su hijo/a no puede quedarse quieto, nuestro personal ayudará a sujetarlo/a.

Enema de contraste de bario y aire

De forma similar al enema de bario que se describió antes, se insertará un tubo en el recto de su hijo/a y se le dará un enema con un líquido especial llamado bario. Después, parte del bario se drenará y se introducirá aire. El bario y el aire mostrarán claramente el colon de su hijo/a en las radiografías. El técnico o médico especializado en radiografías (radiólogo) tomará varias radiografías. El examen puede tardar un poco más que el enema regular de bario, unos 30 a 45 minutos. El técnico de radiografías los mantendrá informados.

No debería haber nada que haga sentir dolor a su hijo/a durante la prueba, pero el aire hará que sienta el abdomen distendido, y tendrá que estar sin moverse en la mesa de radiografías. Si su hijo/a no puede estar sin moverse, nuestro personal ayudará a sujetarlo/a.

Después del examen

El técnico les dirá cuándo se tomaron todas las radiografías. Su hijo/a puede volver a las actividades diarias normales. Los resultados de la prueba se enviarán al consultorio de su médico en las siguientes 24 horas. Su médico se comunicará con ustedes sobre los resultados.

Después de la prueba de enema de contraste, es bueno que su hijo/a tome líquidos abundantes para ayudar a eliminar el líquido del enema del colon. Dele a su hijo/a líquidos como jugos, agua, Kool-Aid o jugo de fruta.

Inmediatamente después del examen, la materia fecal de su hijo/a puede ser líquida si se dio un enema de bario. Es posible que la materia fecal de su hijo/a tenga un color blanquecino durante 24 a 48 horas después de la prueba debido al enema que se hizo. La materia fecal de color blanquecino no es un motivo de preocupación. Animen al niño a tomar líquidos para ayudar a que la materia fecal regrese a la normalidad en poco tiempo.

Si su hijo/a siente mucho dolor o tiene síntomas que no son habituales en su hijo/a, llame a su médico primario.

Last Updated 01/2020