Una fractura en un niño puede ser muy diferente a una fractura de un adulto en el mismo lugar. Si la fractura involucra los extremos del hueso, puede afectar la placa de crecimiento, también conocida como placa epifisiaria o fisis.

La placa de crecimiento es una región metabólicamente muy activa del hueso y representa la zona de crecimiento continuo de ese hueso. En ocasiones puede haber una distorsión del crecimiento normal, lo que resulta en un acortamiento del hueso o en la formación de un ángulo.

La buena noticia es que aunque las fracturas a menudo involucran la placa de crecimiento, esto raramente representa un problema. El médico le dirá si la fractura ha comprometido la placa de crecimiento y si hubiera un posible problema con la placa de crecimiento, lo que dependerá del tipo y lugar de la lesión.