La decisión de cómo alimentar a su bebé es una decisión importante que tiene efectos para toda la vida tanto para su bebé como para usted. Es probable que lo que haya vivido o aprendido acerca de la alimentación infantil de su familia, amigos y maestros influya en sus actitudes y percepciones. Ya sea que esté decidida a amamantar o todavía no esté segura, considere el hecho de que la leche materna es la mejor leche para su bebé y es el primer alimento ideal que su bebé ingerirá los primeros meses de vida.

Lactancia materna

La naturaleza ha diseñado la leche materna especialmente para los bebés y tiene varias ventajas por sobre cualquier otro sustituto creado. La leche materna contiene el equilibrio justo de nutrientes y los almacena de una forma que le es mucho más fácil usar a los sistemas del cuerpo inmaduro del bebé. Debido a que fue creada para los bebés, la leche materna es también mejor tolerada por el sistema de su bebé.

Los bebés que se alimentan exclusivamente de leche materna deben ser suplementados con vitamina D los primeros días de vida. Consulte con el médico de su bebé respecto de la suplementación.

Alimentación con biberón

Si decide no amamantar, o no puede amamantar, las fórmulas comerciales enriquecidas con hierro pueden brindar la nutrición adecuada que necesita su bebé. Las fórmulas para bebés contienen la cantidad justa de proteínas, calorías, grasas, vitaminas y minerales necesarios para el crecimiento. Sin embargo, las fórmulas no contienen los factores inmunitarios que se encuentran en la leche materna. Estos factores pueden ayudar a prevenir infecciones.

  • Salvo que su bebé ingiera 32 onzas de fórmula por día, deberá ser suplementado con vitamina D los primeros días de vida. Consulte con el médico de su bebé respecto de la suplementación.
  • Si el suministro de agua no contiene la cantidad necesaria de flúor, este deberá administrarse luego de los 6 meses de edad. Consulte con el médico de su bebé respecto de la suplementación de flúor.
  • Consejos

    A continuación, incluimos algunos consejos útiles sobre la alimentación de su bebé:

  • La leche materna es la mejor opción para su bebé y brinda muchos beneficios aun cuando solo se amamanta por un tiempo breve o a tiempo parcial.
  • Si no va a amamantar, la mejor opción que puede elegir de fórmula es aquella a base de leche de vaca con hierro.
  • Continúe dándole a su bebé leche materna o de fórmula hasta que cumpla 1 año.
  • Comience con la administración de alimentos sólidos cuando su bebé pueda mantener la cabeza en alto, se siente casi sin apoyo o ya no tenga interposición lingual (6 meses), o según indicaciones del médico de su bebé.
  • Cuando comience a administrar alimentos, puede empezar por cereales para bebés, verduras, frutas o carnes. Los cereales fortificados para bebés, las carnes trituradas, los frijoles y las legumbres con excelentes opciones de primeros alimentos porque son fuentes ricas en proteínas, hierro y zinc. Se debe alimentar al bebé con una cuchara. No introduzca los alimentos en el biberón ni en un alimentador para bebés
  • Una vez que el bebé haya mostrado tolerancia al primer alimento por tres a cinco días, puede incluir un nuevo alimento.
  • Administre solo una comida a base de un solo alimento cada tres a cinco días para observar signos de intolerancia o alergias alimentarias. Las alergias alimentarias pueden presentarse en forma de sarpullido, hinchazón, vómitos, diarrea o problemas para respirar.
  • Evite mezclar varios alimentos sólidos cuando los administre por primera vez, ya que probar nuevos sabores individualmente ayuda a disfrutar de la variedad y a hacer de la comida un momento más entretenido.
  • Haga que su bebé pruebe las texturas de los alimentos para que pueda comer alimentos con la mano antes de cumplir el primer año.
  • Incluya una variedad de alimentos al final del primer año para facilitar el desarrollo de hábitos saludables de alimentación. Si el bebé rechaza algún alimento, intente nuevamente. Puede llevar entre 10 y 20 veces hasta que el bebé lo acepte.
  • No le dé jugos antes de los 12 meses de edad. Una vez que lo haga, limite su administración a 2 a 4 onzas y procure que sea jugo 100 % natural. Hable con el médico de su bebé sobre la necesidad de darle agua antes de ofrecerla a bebés de menos de un año.
  • No se le debe dar miel al bebé antes del año debido al botulismo.
  • No le dé a su bebé alimentos con los que se pueda atragantar fácilmente (perros calientes, frutos secos, uvas, pasas de uva, palomitas de maíz, frutas disecadas, verduras crudas).