Mom and infant. Los pezones doloridos probablemente sean el problema más común para las madres al amamantar.

Los pezones doloridos pueden ser provocados por diferentes cosas. El tratamiento depende de la causa, y es importante encontrar cuál es el problema. Una asesora certificada en lactancia (IBCLC) o profesional de la atención médica con capacitación en apoyo para la lactancia puede ayudarla.

Amamantar a su bebé no debería ser muy doloroso y la piel de su pezón no debería agrietarse. Sin embargo, es bastante común que durante las primeras dos semanas sus pezones se sientan algo sensibles.

Luego de ese período, la molestia debería desaparecer. Podría comenzar a sentir una sensación de cosquilleo en sus pezones y pecho luego de un par de semanas. Esto es normal, pero no necesariamente todas las mujeres lo sienten; no se preocupe si no siente nada. Esto se conoce como “reflejo de eyección” o “bajada”. Es cuando la leche sale más rápido, y notará que su bebé traga con mayor frecuencia. Esto podría suceder unas cuantas veces durante la sesión de amamantamiento.

Los pezones doloridos pueden deberse a que el bebé se prende mal o no succiona correctamente. La succión podría verse afectada por la forma de la boca del bebé.