Los medicamentos opioides tratan el dolor intenso. Estos analgésicos pueden usarse para tratar el dolor intenso crónico (a largo plazo) o agudo (a corto plazo). Actúan impidiendo que las señales de dolor lleguen al cerebro. Otro nombre para un opioide es “narcótico”.

La duración y el tipo de opioide que se recetan dependen del plan de tratamiento del dolor de su hijo(a). Consulte al equipo de atención (proveedores y enfermeros) sobre el plan de su hijo(a). En este plan se pueden incluir medicamentos de venta libre u otras indicaciones, como respiraciones profundas para relajarse o distraerse y ayudar a su hijo(a) a olvidarse del dolor.

Los siguientes son algunos medicamentos opioides comunes:

  • Hidromorfona (hydromorphone), también conocida como Dilaudid o Exalgo;
  • Morfina (morphine), también conocida como MS Contin, Oramorph SR, Roxanol, Kadian, Embeda y sulfato de morfina de liberación inmediata (Morphine Sulfate Immediate Release, MSIR);
  • Oxicodona (oxycodone), también conocida como Oxycontin y Roxicodone;
  • Tapentadol (tapentadol), también conocido como Nucynta;
  • Fentanilo (fentanyl), también conocido como Duragesic y Fentanyl Oralet;
  • Metadona (methadone), también conocida como Dolophine;
  • Hidrocodona (hydrocodone);
  • Tramadol (tramadol), también conocido como Ultram

Algunos medicamentos se pueden combinar con acetaminofén (acetaminophen) (Tylenol), como los siguientes:

  • Oxicodona con acetaminofén (oxycodone with acetaminophen), también conocida como Percocet;
  • Hidrocodona con acetaminofén (hydrocodone with acetaminophen), también conocida como Vicodin

Cuando se tomen estos medicamentos combinados, no administre ningún otro medicamento con acetaminofén (Tylenol). Una dosis de acetaminofén superior a la segura podría causar daño hepático grave.

Es posible que el medicamento de su hijo(a) no esté enumerado en esta lista o que el medicamento opioide tenga otro nombre. Consulte con su farmacéutico si tiene alguna pregunta.

¿Por qué es importante tratar o manejar el dolor?

El dolor puede limitar la función y la capacidad para realizar las actividades diarias. Un tratamiento deficiente del dolor puede aumentar el riesgo de otros problemas. El dolor también puede retrasar la recuperación. El dolor puede afectar:

  • La capacidad de su hijo(a) de toser o respirar profundamente;
  • El sueño y los niveles de energía de su hijo(a);
  • La capacidad de comer normalmente;
  • El estado de ánimo de su hijo(a);
  • Las relaciones de su hijo(a);
  • Las actividades de la vida cotidiana de su hijo(a) (vestirse, cepillarse el cabello o los dientes, jugar con juguetes o amigos, ir a la escuela o al trabajo).

En las investigaciones se demuestra que los niños con el dolor bien controlado tienen menos problemas y efectos a largo plazo.

Información importante que debe conocer antes de administrar este medicamento

Tome el medicamento opioide según las indicaciones. Lea el prospecto que viene con el medicamento para obtener más información sobre cómo actúa y los posibles efectos secundarios.

Informe a su proveedor sobre otros medicamentos que esté tomando su hijo(a). Es posible que sea necesario cambiar algunos medicamentos.

  • No tome medicamentos de venta libre (over-the-counter, OTC) sin hablar con su proveedor.
  • No tome el medicamento a menos que se lo hayan recetado.
  • No comparta ni le administre el medicamento a nadie más.
  • No use los medicamentos después de la fecha de vencimiento que figura en el frasco o paquete.
  • No tome estos medicamentos durante el embarazo.

Información importante que debe conocer mientras se tome este medicamento

Esté atento a los efectos secundarios graves de su hijo(a), especialmente después de la primera dosis. Los opioides pueden disminuir la frecuencia y la profundidad de la respiración de su hijo(a).

Su hijo(a) corre el riesgo de caerse bajo el efecto de estos medicamentos opioides. Ayúdelo(a) cuando camine y gatee. Ayúdelo(a) cuando suba y baje escaleras. No escale alturas, no monte en bicicleta ni practique deportes.

  • No administre este medicamento si su hijo(a) tiene demasiado sueño o es difícil despertarlo(a).
  • No rompa, mastique, triture, disuelva ni inyecte el medicamento.
  • No conduzca ni opere máquinas pesadas, ni tome decisiones importantes.
  • No beba alcohol ni consuma marihuana mientras esté tomando este medicamento.
  • No tome otros medicamentos sedantes a menos que haya hablado con el médico, y este se lo haya indicado.
  • Si usa un parche para el dolor, manténgalo alejado de los niños y los animales.
  • En el caso de los opioides recetados para uso prolongado, no suspenda esos medicamentos sin hablar con su proveedor.

Lleve un registro (recuento) de la cantidad de medicamento que tiene para saber si alguien más está tomando el medicamento.

Reducción del dolor con actividades diarias

A veces, las actividades de la vida cotidiana pueden aumentar el dolor. A fin de limitar o reducir el dolor y garantizar la seguridad durante estas actividades, realice lo siguiente:

  • Syude en las actividades permitidas por el proveedor;
  • Designe un lugar de descanso en un piso con baño;
  • Tome descansos breves según sea necesario entre las actividades;
  • Utilice equipos de asistencia para la movilidad si lo indica el proveedor;
  • Promueva técnicas de relajación, como la respiración profunda y constante o la meditación.

Consulte con su proveedor sobre cómo puede ayudar a su hijo(a) en las actividades de la vida cotidiana. En algunos casos, la terapia física u ocupacional puede ser útil.

Efectos secundarios de los medicamentos opioides

Los efectos secundarios podrían incluir:

  • Somnolencia;
  • Mareos;
  • Picazón;
  • Náuseas (malestar estomacal) o vómitos;
  • Estreñimiento (dificultad para defecar) o dificultad para orinar;
  • Alucinaciones (lo que dice no tiene sentido);
  • Respiración lenta: este es el efecto secundario más grave y, por lo general, ocurre inmediatamente después de tomar el medicamento opioide.

Llame al proveedor de su hijo(a)

Llame al proveedor en los siguientes casos:

  • Su hijo(a) tiene efectos secundarios inusuales, duraderos o graves.
  • El medicamento actual o la cantidad de medicamento no reducen el dolor intenso.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 si la persona que tomó el medicamento presenta los siguientes síntomas:

  • Tiene demasiado sueño o problemas para despertarse;
  • No responde cuando la llaman;
  • Tiene dificultad para respirar.

Llame al Centro de Información sobre Medicamentos y Toxicología (Drug and Poison Information Center) si la persona que tomó el fármaco aún está despierta y alerta: 513-636-5111 o 1-800-222-1222.

Almacenamiento y desecho seguros de medicamentos

Almacenamiento

  • Guarde los medicamentos opioides en un lugar seguro.
  • Mantenga los medicamentos en los envases originales.
  • Lleve un registro de la cantidad de medicamento que tiene. Cuéntelo.
  • Siempre use una tapa a prueba de niños.
  • Vuelva a cerrar la tapa después de cada uso.
  • Mantenga el medicamento fuera del alcance de los niños y los animales.

Desecho

Deseche los medicamentos opioides no utilizados de inmediato. No guarde el medicamento para uso futuro. Esto evita un posible uso inadecuado, el abuso y la toma accidental.

  • Visite Drugs@FDA para conocer exactamente cómo desechar el medicamento que está tomando su hijo(a).
  • Llame a su farmacia local para saber si tienen un contenedor para desechar fármacos.
  • Si el contenedor para desechar fármacos no está disponible, tire el medicamento opioide no utilizado por el inodoro.

Riesgos adicionales de los medicamentos opioides

Tolerancia y dependencia

Las personas que toman opioides durante un período prolongado pueden presentar tolerancia a estos. Esto significa que pueden necesitar más opioides para lograr el mismo alivio del dolor.

Abstinencia:

Las personas que toman opioides durante un período prolongado y repentinamente dejan de tomar estos medicamentos pueden presentar síntomas de abstinencia. Esto puede suceder después de alcanzar un nivel de tolerancia o dependencia.

Síntomas de abstinencia:

  • Agitación o ansiedad;
  • Sudor;
  • Palpitaciones (latidos cardíacos rápidos);
  • Dificultad para respirar;
  • Diarrea;
  • Náuseas (malestar estomacal) o vómitos;
  • Escalofríos

Adicción

El uso de los medicamentos opioides a largo plazo puede crear adicción. Los siguientes son los objetivos del equipo de atención:

  • Tratar el dolor intenso;
  • Usar la menor cantidad efectiva de medicamento;
  • Tomar el medicamento durante el menor tiempo posible

Es muy poco frecuente que un niño se vuelva adicto a los analgésicos. Lo mejor es que hable con su proveedor si tiene dudas sobre un niño o un miembro de la familia con problemas de adicción.

En los estudios en adultos (sin dolor por cáncer), se ha demostrado que el uso de opioides durante cinco días puede aumentar el riesgo de adicción.

Los medicamentos opioides están listados por la Administración de Control de Drogas (Drug Enforcement Agency, DEA) como sustancias controladas. Estos medicamentos están regulados para preservar la seguridad debido a sus efectos secundarios y al riesgo de adicción.