Los terrores nocturnos son diferentes a las pesadillas. Los terrores nocturnos son episodios frecuentes y recurrentes de gritos, llanto, pánico o miedo durante el sueño. Los terrores nocturnos suelen ocurrir en las dos horas siguientes a las que un niño se duerme. No causan daño y cada episodio termina en sueño profundo. Los terrores nocturnos generalmente desaparecen a los 12 años o antes.