Es común y esperable que haya dolor y molestias después de un procedimiento (cirugía). La mayor parte del dolor y las molestias se pueden disminuir para que su hijo(a) se sienta mejor y pueda descansar.

Los medicamentos para el dolor y/o métodos para mejorar el bienestar pueden ayudar a aliviar el dolor de su hijo(a). El equipo de atención (proveedores y enfermeros) harán todo lo que esté a su alcance para ayudar a su hijo(a) a sentirse mejor, pero es probable que todavía sienta algo de dolor y molestias. Puede ser necesario limitar los medicamentos para aliviar el dolor para reducir el riesgo de efectos secundarios.

Hay muchas formas de hacer que su hijo(a) esté más cómodo(a). En este folleto se brinda información y consejos que pueden ayudar a manejar el dolor y las molestias de su hijo(a).

Por favor, participen activamente en el plan de manejo del dolor de su hijo(a):

  • Ayúdennos a evaluar y tratar el dolor de su hijo(a)
  • Dígannos qué consuela y alivia a su hijo(a)

Dolor

El dolor es una sensación o molestia desagradable. La cantidad, la duración y el tipo de dolor o molestia que siente cada niño depende del niño y del procedimiento.

El dolor suele ser peor en los primeros días, y puede ser:

  • Leve, moderado o severo
  • Agudo, generalizado, que arde, espasmos, punzante, tipo presión, tipo molestia o tipo gases
  • Que se nota claramente o que es más difícil de notar dependiendo del nivel de actividad y de los patrones de sueño y alimentación de su hijo(a)
  • De corta duración, de vez en cuando o de larga duración

El dolor de una incisión quirúrgica (corte en la cirugía) tiende a doler todo el tiempo. Los calambres y los espasmos parecen salir de la nada y luego desaparecen. Otros dolores generales como dolor de garganta o dolor de cabeza son comunes en las primeras 24 horas.

Medición del dolor

Los niños pueden sentir dolor y no demostrarlo claramente. Le preguntaremos a su hijo(a) cómo se está sintiendo. Si es demasiado pequeño o no puede responder, les preguntaremos a ustedes cómo creen que se está sintiendo su hijo(a). Como padre o madre, su opinión sobre el bienestar de su hijo(a) es muy importante.

Las escalas de dolor también ayudan a medir la cantidad y el tipo de dolor que está sintiendo su hijo(a). El equipo de atención seleccionará y revisará la escala de dolor para su hijo(a) según la edad y el nivel de desarrollo.

Dos tipos de escalas de dolor que usamos son:

  • Observación (mirar las conductas)
  • Autoinforme (pedirles a los niños que usen dibujos o caras o una escala de números para calificar su dolor)

¿Por qué es importante manejar el dolor?

El dolor puede hacer que el proceso de curación de su hijo(a) sea más lento. El dolor puede afectar:

  • La capacidad de su hijo(a) de toser o respirar profundamente
  • El sueño y los niveles de energía de su hijo(a)
  • La capacidad de comer normalmente
  • El humor

Esos cambios pueden aumentar el riesgo de su hijo(a) de sufrir otros problemas.

Las investigaciones muestran que los niños cuyo dolor está bien controlado mejoran más rápido y tienen menos problemas y efectos a largo plazo.

Durante el procedimiento

El equipo de atención de su hijo(a) hará un plan de anestesia personalizado (especial para su hijo/a) que incluye medicamentos para alivio del dolor. El plan de su hijo(a) depende del procedimiento y del estado médico y psicológico de su hijo(a). El equipo de atención explicará cómo funciona el medicamento para aliviar el dolor y otros tratamientos para el dolor.

Su hijo(a) puede recibir medicamentos para aliviar el dolor, como:

  • Opioides (narcóticos) a través de una vía intravenosa (IV) o por la boca (por ejemplo, fentanilo/fentanyl o morfina/morphine)
  • Medicamentos no opioides para alivio del dolor a través de una vía intravenosa o por la boca
  • Bloqueo regional o de nervios (medicamento adormecedor)

Los medicamentos para alivio del dolor pueden causar efectos secundarios. El equipo de atención intentará reducir los efectos secundarios todo lo que sea posible. A veces no es posible evitar los efectos secundarios.

Muchos medicamentos para alivio del dolor pueden disminuir la frecuencia y la profundidad con la que respira su hijo(a). El equipo de atención de su hijo(a) puede necesitar limitar esos tipos de medicamentos para disminuir el riesgo de problemas respiratorios. Para ayudar a detener los efectos secundarios y evitar la adicción, solo administren esos medicamentos bajo los cuidados de su proveedor. El equipo de atención de su hijo(a) tiene el conocimiento y la habilidad necesarios para dar esos medicamentos en forma segura.

Después del procedimiento

Su hijo(a) puede sentir dolor aunque le hayan dado medicamento para aliviar el dolor durante el procedimiento. Algunos niños necesitan medicamento extra para aliviar el dolor en la Unidad de Atención Post Anestesia (Post Anesthesia Care Unit), o sala de recuperación. A medida que el medicamento para aliviar el dolor deja de tener efecto, es posible que su hijo(a) necesite seguir usando medicamentos para aliviar el dolor y métodos que favorezcan el bienestar en el hospital y en el hogar.

Como no todos los niños son iguales, el tipo de medicamento para aliviar el dolor y durante cuánto tiempo se necesitará variarán. Pregunte al equipo de atención de su hijo(a) sobre el plan de manejo del dolor.

En el hospital y en el hogar

Algunas cosas que pueden ayudar a su hijo(a) a estar más cómodo(a) son:

  • Encontrar una posición en la que esté relajado(a). Prueben usar mantas o almohadas para crear un espacio cómodo. Tomen en brazos o balanceen suavemente a su hijo(a) si el proveedor de atención lo permite.
  • Distráiganlo(a) con actividades. Ayuden a distraer a su hijo(a) con música o actividades tranquilas. Algunas sugerencias de actividades son mirar un video o usar dispositivos electrónicos manuales.
  • Distráiganlo(a) con conversación. Hablen de cosas no relacionadas con el hospital (amigos, películas favoritas, juguetes o juegos favoritos, mascotas o la escuela).
  • Usen humor. Puede mejorar el estado de ánimo de su hijo(a) y cambiar la atención.
  • Hablen sobre formas de enfrentar las dificultades. “Si haces esto _______, te sentirás mejor”.
  • Anímenlo(a) a usar técnicas de relajación. Prueben técnicas de relajación como respiración profunda y regular o meditación.
  • Usen frío o calor suave. Pregunten al proveedor de su hijo(a) si autoriza el uso de una fuente de frío o calor suave.

El proveedor de su hijo(a) también puede sugerir un medicamento para aliviar el dolor en el hogar. Puede:

  • Decirles que usen medicamentos de venta libre para aliviar el dolor o bajar la fiebre
  • Enviar una receta médica para medicamento para aliviar el dolor:
    • Antes de elegir una farmacia para esta receta, llamen para confirmar el horario de atención.
    • Recarguen la receta médica de su hijo(a) inmediatamente.
    • Pregunten al equipo de atención cuándo puede comenzar a tomar el medicamento su hijo(a).
    • No usen ese medicamento si su hijo(a) está demasiado soñoliento(a).
    • No despierten a su hijo(a) para darle este medicamento con receta.

Cuando le den el medicamento en el hogar, sigan las instrucciones en el envase.

  • No le den más medicamento que el indicado por el proveedor de atención.
  • Si no están seguros de estar dando la cantidad correcta, o si lo están dando de la forma correcta, llamen al proveedor de su hijo(a).

El medicamento para aliviar el dolor puede funcionar mejor cuando se da antes de que el dolor llegue al nivel máximo. El dolor de su hijo(a) puede aumentar si intentan esperar o no darle medicamento para aliviar el dolor. Puede ser muy difícil disminuir el dolor después de que se volvió moderado o severo.

Usen el folleto sobre la escala de dolor “Medición del dolor post operatorio para padres (PPMM)”, que se les puede entregar antes del alta, para ayudarles a medir la cantidad de dolor que siente su hijo(a). El puntaje les indicará cuándo pueden necesitar medicamento para aliviar el dolor.

El proveedor de su hijo(a) puede limitar o sugerir actividades que favorezcan la curación. Mientras su hijo(a) tome un medicamento para el dolor como un opioide:

  • Ayúdenlo(a) cuando camine o gatee.
  • Ayúdenlo(a) cuando suba y baje escaleras.
  • No dejen que su hijo(a) conduzca ni use maquinaria pesada.

Llamen al proveedor de su hijo(a) si:

  • Tiene dolor que le impide descansar, dormir o estar cómodo(a)
  • Está demasiado somnoliento(a) y no pueden despertarlo(a) fácilmente
  • No es coherente cuando habla
  • Tiene efectos secundarios como malestar de estómago, vómitos, picazón o dificultades para hacer pis o popó

Inquietudes sobre adicción

Es raro que un niño se vuelva adicto a un medicamento para aliviar el dolor. El uso de los medicamentos opioides a largo plazo puede ser adictivo. Lo mejor es hablar con su proveedor si tienen inquietudes sobre esto porque su hijo(a) o un familiar tiene problemas de adicción.

Farmacia (Pharmacy) de Cincinnati Children’s

Se puede obtener los medicamentos recetados en nuestras farmacias para pacientes ambulatorios de los campus Burnet y Liberty. Los horarios de atención de la farmacia varían según la localidad. La farmacia:

  • Acepta la mayoría de los planes de seguro.
  • No maneja efectivo (acepta tarjetas de crédito y débito)
  • Tiene algunos medicamentos de venta libre, como acetaminofén (acetaminophen) - Tylenol®

Almacenar y botar medicamentos en forma segura

Almacenamiento

  • Guarde los medicamentos opioides en un lugar seguro bajo llave.
  • Mantenga los medicamentos en los envases originales.
  • Lleve un registro de cuánto medicamento tiene (cuéntelo).
  • Siempre use una tapa a prueba de niños.
  • Vuelva a cerrar la tapa después de cada uso.
  • Mantenga los medicamentos fuera del alcance de los niños y los animales.

Desechar medicamentos

Deseche los medicamentos opioides no utilizados inmediatamente. No guarde el medicamento para usar más adelante. Esto evita un posible uso inadecuado, el abuso y la ingesta accidental.

  • Visite www.fda.gov/drugs (solo disponible en inglés). Busque “disposal” (desechar) para encontrar la página Safe Disposal of Medicines (desecho seguro de medicamentos).
  • La forma más segura de desechar medicamentos es depositarlos en un lugar de recolección de medicamentos. Llame a la farmacia de su localidad para saber si tienen un programa de recolección de medicamentos.
  • Si no hay disponible un programa de recolección de medicamentos:
    • Use un kit para desechar opioides (consulte a su farmacia local).
    • Bote el medicamento opioide que no haya usado en el inodoro y jale la cadena.