Las lesiones musculoesqueléticas incluyen fracturas de los huesos y dislocaciones de las articulaciones, esguinces, distensiones, desgarros de ligamentos, y laceraciones de tendones. Una fractura es una ruptura en el tejido del hueso.

Estas suceden cuando se ejerce demasiada fuerza sobre un hueso, que se puede cascar, resquebrar, o quebrar. Las fracturas suceden cuando se ejerce mucha fuerza sobre un hueso, que puede astillarse, rajarse o romperse.