Los bloqueos nerviosos son una forma de ayudar a reducir el dolor y las molestias después de una cirugía. Los bloqueos se hacen inyectando un medicamento anestésico alrededor de los nervios (o en el plano donde se encuentran los nervios), que transportan la sensación dolorosa de la zona quirúrgica (por ejemplo, brazo, pierna, abdomen, pecho). En casi todos los pacientes pediátricos, los bloqueos nerviosos se usan en conjunto con anestesia general para los procedimientos quirúrgicos.

Dependiendo de la edad del paciente, los bloqueos nerviosos se pueden realizar mientras el paciente está despierto o, más comúnmente, después de que el paciente está dormido bajo anestesia general.

El lugar exacto donde se inyecta el medicamento anestésico depende de dónde se lleve a cabo el procedimiento quirúrgico. Para los procedimientos en el hombro, brazo, codo o mano, las inyecciones se pueden hacer al costado del cuello, por debajo o por encima de la clavícula, o en la axila. Para los procedimientos en la pierna, rodilla o pie, las inyecciones se pueden administrar en la ingle, las nalgas, muslos o la parte trasera de la pierna. Para procedimientos en el abdomen/pecho, las inyecciones se pueden dar en la parte delantera o trasera del abdomen/pecho o la espalda.

El anestesiólogo hablará con usted sobre el mejor bloqueo para su hijo(a) y le explicará los beneficios y los riesgos.

Objetivo del bloqueo nervioso

Los bloqueos nerviosos pueden brindar un importante alivio del dolor después de una cirugía. A menudo reducen sustancialmente la necesidad de medicamentos analgésicos y sus efectos secundarios negativos, como vómitos, somnolencia y respiración lenta. Un bloqueo nervioso puede ayudar a su hijo(a) a levantarse de una silla o a caminar después de una cirugía sin sentirse incómodo(a).

Los bloqueos de una inyección generalmente alivian el dolor por 8-24 horas. Los bloqueos nerviosos continuos con catéteres para cirugías dolorosas y de gran envergadura pueden aliviar el dolor por 2-3 días, o por el tiempo que se use el catéter.

Posibles complicaciones de los bloqueos nerviosos

En general, es muy poco frecuente que haya complicaciones con el tipo de bloqueos nerviosos que se usan en Cincinnati Children's Hospital Medical Center. Sin embargo, las complicaciones posibles incluyen un alivio del dolor menor a lo deseado, hematomas, molestias donde se insertó la jeringa y sensación prolongada de “cosquilleo” cuando el bloqueo desaparece. Es extremadamente poco frecuente que haya un daño a largo plazo o permanente a los nervios. El anestesiólogo hablará con usted sobre cualquier problema o riesgo potencial.

Después del bloqueo nervioso

La zona del cuerpo cubierta por el bloqueo podría estar entumecida, de forma que no se sentirá ningún dolor, o un dolor muy leve. Por eso es importante vigilar que nada la dañe mientras sigue entumecida, porque no se sentirá dolor. Manténgala alejada de estufas, fuegos, puertas de automóvil y objetos filosos.

Cuando se vaya el entumecimiento, el dolor o la molestia aumentarán. La cantidad de dolor variará según la operación.

La mejor forma de mantener a su hijo(a) cómodo(a) es que tome los medicamentos que le recetaron apenas comience a sentir dolor. Es mejor tratar el dolor con anticipación que intentar aliviarlo cuando ya está instalado.

Para ciertas operaciones, tomar ibuprofeno lo antes posible (incluso antes de que desaparezca el bloqueo nervioso) puede reducir el dolor. Hable al respecto con el médico de su hijo(a) en el momento de la cirugía.

Si el bloqueo nervioso dura más de un día

Es posible que algunos bloqueos nerviosos duren más de un día. Sin embargo, si su hijo(a) no puede mover el brazo o la pierna, o no tiene sensibilidad en absoluto (al tacto, calor, frío, dolor) por más de 24 horas después del bloqueo nervioso, comuníquese con nuestro buscapersonas por el 513-303-2019 y deje su número para que le devolvamos el llamado.

Bloqueo continuo

Para las cirugías de gran envergadura y dolorosas, como la reconstrucción de la rodilla, cirugías en los hombros y en el tórax, es frecuente que se coloque un catéter nervioso continuo (tubo plástico delgado) para brindar alivio extendido del dolor, típicamente por 2 a 3 días. Los anestesiólogos insertan los catéteres en el quirófano, mientras los niños están bajo los efectos de la anestesia, e infunden medicamentos anestésicos en forma continua. A veces se da de alta a los niños con el catéter y una bomba de infusión de medicamento anestésico para controlar el dolor en casa por 2-3 días. El Servicio de Dolor Agudo (Acute Pain Service) maneja activamente los casos de niños con catéteres nerviosos. También podría involucrarse a servicios de monitoreo remoto del dolor para ayudar a manejar los catéteres nerviosos.

Contacto

Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre el bloqueo nervioso de su hijo(a), puede llamar a la Clínica del Dolor (Pain Clinic) al 513-303-2019 durante el horario de atención.