Terapia de oxígeno en el hogar para bebés prematuros (Home Oxygen Therapy for Premature Babies)

Terapia de oxígeno en el hogar para bebés prematuros (Home Oxygen Therapy for Premature Babies)

Su bebé necesita terapia de oxígeno en el hogar porque no puede obtener oxígeno suficiente del aire que hay en el ambiente.

El oxígeno se administra por un pequeño tubo, llamado cánula nasal, que se coloca en la nariz y se sujeta alrededor de la cabeza.

Tome los recaudos necesarios

  • Notifique a la empresa de electricidad que su hijo utiliza un sistema de oxígeno. Su vivienda tendrá prioridad en caso de un corte de energía.
  • Tenga tanques de repuesto y asegúrese de saber cómo usarlos.
  • Diríjase a una vivienda cercana que tenga energía o al hospital más cercano para enchufar el equipo de oxígeno.
  • Considere comprar un generador de emergencia para cuando haya cortes de energía.
  • Asegúrese de que siempre haya en su casa un detector de humo y un extintor que funcionen bien.

Seguridad para el oxígeno en el hogar

  • Coloque carteles que indiquen que está prohibido fumar ("No Smoking») en la sala donde se encuentra el oxígeno.
  • En la puerta del frente, coloque un cartel que indique que adentro hay un equipo de oxígeno en funcionamiento (“Oxygen in Use”). Compruebe que todos los equipos eléctricos que se encuentren cerca del oxígeno estén debidamente puestos a tierra.
  • Asegure los cables sueltos y los tubos largos para evitar tropezones y caídas.
  • Sujete bien alfombras y tapetes al piso para evitar que alguien se tropiece con ellos y se caiga.
  • Evite usar alargues para conectar equipos médicos.
  • Verifique que haya espacio suficiente para el sistema de oxígeno portátil en puertas, corredores y habitaciones.
  • Evite el uso de juguetes electrónicos o que funcionan con pilas. Los nuevos sistemas de control de los juegos que vibran y tienen otras funciones pueden ser perjudiciales para los pacientes que reciben oxígeno.
  • Mantenga el sistema de oxígeno alejado de aerosoles o rociadores, como aromatizadores o aerosoles para el cabello. Estos productos son muy inflamables.
  • No use productos de limpieza que contengan grasa o aceites, vaselina, alcohol o líquidos inflamables cerca del sistema de oxígeno ni los aplique sobre este. Estos productos hacen que el oxígeno sea  inflamable.
  • Evite el contacto con la piel al recargar el tanque de oxígeno líquido portátil. La acumulación de escarcha podría provocar lesiones.
  • Seguir las precauciones de seguridad para el oxígeno es la mejor manera de cuidar a su bebé. Su proveedor de atención en el hogar podrá informarle al médico del niño si hay algún riesgo de seguridad.

Almacenamiento del oxígeno en el hogar

  • Evite acercar llamas o fuentes de calor al sistema de oxígeno.
  • Mantenga el sistema de oxígeno limpio y sin polvo.
  • Conserve el sistema de oxígeno en un lugar donde no pueda derribarse por accidente.
  • Almacene los tubos de oxígeno en sus soportes o acostados en el piso y a resguardo de la luz solar.
  • Guarde el equipo de oxígeno en un lugar con buena ventilación.

Cuidado de un bebé que recibe terapia de oxígeno en el hogar

  • Use el oxígeno según las indicaciones del médico que atiende a su bebé. Usarlo de más o de menos puede ser perjudicial.
  • Regule el oxígeno según las indicaciones del médico de su bebé. Es posible que el bebé necesite más oxígeno mientras coma o cuando se esté sintiendo mal o esté más activo.
  • Lleve al bebé a los controles médicos regulares.
  • Proteja la piel del bebé donde el oxígeno se sujeta a la cabeza. Fíjese si hay enrojecimiento en la piel de la cara donde roza la cánula nasal. Pregúntele al médico si es necesario un protector para la piel, como un apósito con almohadilla.
  • Evite aplicar productos a base de petróleo (como la vaselina) sobre la cara del bebé.

Signos de problemas respiratorios

  • Respiración muy acelerada
  • Respiración fuerte (cuando pueden verse las costillas con cada bocanada)
  • Orificios nasales ensanchados al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Irritabilidad o agitación sin motivo
  • Cambio del color de la piel (palidez)
  • Coloración grisácea o azulada alrededor de la boca
  • Piel húmeda o sudorosa
  • Detenerse a descansar con más frecuencia mientras se alimenta
  • Dificultad para succionar o respiración más rápida al alimentarse
  • Alejarse del biberón o del pecho al alimentarse

Qué hacer si observa signos de problemas respiratorios

1. Controle el equipo:

  • ¿Está encendido el tanque?
  • ¿El medidor indica que hay oxígeno suficiente en el tanque?
  • ¿El nivel de flujo es correcto?
  • ¿El tubo está aplastado?
  • ¿El tubo está conectado?
  • ¿La cánula nasal está obstruida con mucosidad?

Si la cánula nasal está obstruida con mucosidad:

  • Coloque la cánula en un vaso con agua y fíjese si salen burbujas.
  • Si esto no sucede, cambie de cánula o límpiela con un paño húmedo. No use toallitas húmedas para bebés.

2. Si todo está bien con el equipo, aumente el flujo de oxígeno ¼ de litro hasta que el bebé respire mejor. Luego de eso, llame al médico.

3. Si el bebé sigue teniendo problemas para respirar y se pone de color gris o azul, LLAME AL 911.

Last Updated 02/2020