Su bebé necesita oxigenoterapia en el hogar porque no puede obtener suficiente oxígeno del aire de la habitación. El oxígeno se le administra por un pequeño tubo llamado cánula nasal que se coloca en la nariz y alrededor de la cara.