Durante el período delicado y sensible después de perder un bebé, las familias atraviesan muchas dificultades. Es normal que las madres no sepan por dónde empezar a enfrentar la pérdida. Una de las dificultades que una madre enfrenta inmediatamente es qué hacer con la leche en sus mamas. Hemos recogido información para ayudar a la madre y a las personas que le brindan apoyo a tomar la decisión que sea adecuada para todas las personas involucradas. Las opciones incluyen orientar a la madre sobre sus emociones y lo que está pasando en su cuerpo, y sobre la decisión de qué hacer con la leche.

Una decisión inesperada

Su cuerpo se ha estado preparando para producir leche o ha estado produciendo leche para el bebé, y no sabrá inmediatamente que la leche ya no se necesita.

  • Si todavía no tiene leche, es posible que la leche “baje” incluso después de la pérdida del bebé. Eso puede ser sorprendente y doloroso, tanto emocional como físicamente. Algunas madres pueden sentir tristeza cuando la leche baja, mientras que otras pueden sentirse consoladas al saber que su cuerpo hubiera alimentado al bebé.
  • Es posible que usted ya tuviera una producción de leche establecida si el bebé era más grande en el momento de la pérdida. Algunas madres pueden sentir dolor emocional y físico adicional cuando su cuerpo sigue produciendo leche para alimentar al bebé.

Hay varias opciones sobre qué hacer con la leche que produce. No hay una decisión correcta o equivocada, solo el camino que usted crea que es adecuado seguir. La leche que usted produce se puede guardar de manera segura (4) hasta que tome una decisión. Estas son algunas posibilidades:

  • Donar la leche que ha guardado o que sigue extrayendo a un banco de leche.
  • Seguir extrayendo leche de sus mamas regularmente.
  • Disminuir la producción de leche hasta que ya no produzca más (también llamado destete).
  • Desechar la leche que extrajo o guardó de la misma manera que haría con cualquier líquido o comida congelada

Las personas que le brindan apoyo pueden estar tan sorprendidas como usted por este aspecto de su experiencia de la pérdida del bebé. Muchas personas no sabrán cómo ayudarla (1). Puede ser bueno compartir esta información con cualquier persona que necesite entender el proceso de la lactancia después de la pérdida del bebé.

Donar la leche a un banco de leche

Como parte del proceso de sanación, algunas madres deciden donar la leche que ya guardaron o que siguen extrayendo como una manera de honrar a su bebé y de ayudar a otros bebés enfermos que necesitan la leche. Para algunas madres puede ser difícil botar la leche. Hay bancos de leche materna en todo el mundo, de manera similar a los bancos de sangre. La leche materna que se dona a un banco se pasteuriza y se envía a hospitales para ayudar a bebés enfermos. Los bancos de leche aceptan cualquier cantidad de leche, no importa si es poca o mucha, en honor a la memoria del bebé.

Las donantes de leche pasan por un proceso de tamizaje por teléfono y se les da más información sobre el proceso. El banco de leche se hace cargo de los análisis, los materiales necesarios y el envío de la leche. Para obtener más información sobre la donación de leche materna, por favor, contacte a la Asociación de Bancos de Leche Materna de América del Norte (Human Milk Bank Association of North America) (2).

No recomendamos a ninguna madre que dé su leche directamente a otra madre. La leche materna siempre se debe pasteurizar antes de darla a otro bebé.

Elegir seguir extrayendo leche de sus mamas

Algunas madres deciden seguir extrayendo leche de sus mamas para ayudarse a sí mismas en el proceso de sanación, para donarla, o por otros motivos. Algunas madres siguen haciéndolo durante un breve período, otras lo hacen durante más tiempo. El proceso de dejar de producir leche se puede empezar en cualquier momento. La cantidad de leche que el organismo produce depende de la cantidad de veces que se vacíen las mamas. Vaciar la leche de las mamas regularmente ayuda a mantener la producción.

  • Se debe extraer leche de las mamas a intervalos regulares en un período de 24 horas.
  • Puede extraer leche de las mamas con las manos (3), con un extractor (también llamado sacaleche) de uso personal y/o con un extractor de grado médico para mantener la producción de leche.
  • Si recibe beneficios del programa Mujeres, Niños y Bebés (Women, Infants, and Children - WIC), la oficina de su localidad puede prestarle un extractor.
  • Muchos proveedores de seguro cubren el costo de un extractor de leche de uso personal. Consulte a su aseguradora si tiene preguntas sobre su cobertura. Informe a su proveedor de atención de la salud si necesita una carta de necesidad médica para su aseguradora que indique por qué necesita un extractor.
  • Haga la extracción en un lugar limpio. Limpie y desinfecte las superficies con un paño o aerosol antibacteriano y lávese las manos.
  • Arme el equipo para extraer leche. Extraiga leche de las dos mamas al mismo tiempo si puede.
  • Coloque los pezones en el centro de las partes que cubren las mamas y encienda la bomba con la succión en la configuración más baja. Puede aumentar la succión para llegar a un nivel cómodo para usted.
  • Mantenga la bomba funcionando mientras vea rocío o gotas de leche que caen en el frasco. Cuando no haya más rocío o gotas, detenga la bomba.
  • Si no ve salir nada de leche después de algunos minutos, detenga la bomba e intente después de algunas horas (consulte “Congestión mamaria” en la sección “Dificultades” más adelante).
  • La extracción de leche con las manos o un extractor no debe causar dolor. Si siente dolor, hable sobre la técnica que usa con una persona especialista en lactancia.
  • Siga las instrucciones del fabricante para limpiar y esterilizar el extractor.
  • La leche que se extrajo se puede guardar en frascos o bolsas específicas para leche materna.
  • La leche recién extraída se puede guardar a temperatura ambiente (77 °C o más frío) durante hasta 4 horas, en el refrigerador durante hasta 4 días, y en el freezer durante unos 6 meses; hasta 12 meses es aceptable (4).
  • A algunas madres les resulta útil llevar un registro de cuándo y cuánta leche extraen.
  • Esté atenta a signos de conductos obstruidos o mastitis (consulte “Dificultades” más adelante).

Decidir dejar de producir leche

Disminuir la producción de leche hasta ya no producir más puede tardar semanas, pero el proceso suele ir más rápido. La clave para disminuir la producción es ir tan lentamente como sea cómodo para usted. Recuerde que esto también es parte del proceso de sanación y está bien atravesar una diversidad de emociones. Estos son algunos consejos:

  • Si la leche recién está bajando y usted no quiere seguir extrayendo leche de sus mamas, retire suficiente leche de las mamas como para sentirse cómoda y deje el resto. Intente hacerlo antes de tener las mamas muy llenas de leche. Puede usar las manos para extraer la leche (3) o un extractor.
  • Para comenzar el proceso de dejar de producir leche cuando ya hay una producción de leche establecida, siga extrayendo la leche de las mamas con la misma frecuencia que estaba amamantando al bebé o extrayendo leche con un extractor.
  • Cuando se sienta preparada, comience a extraer la leche de las mamas con menos frecuencia. Por ejemplo, si antes extraía leche de las mamas cada 3 horas, comience a aumentar ese tiempo hasta llegar a las 4 horas durante algunos días, luego 5 horas durante algunos días, y así sucesivamente.
  • Cuando empiece a extraer leche con menos frecuencia, también puede disminuir la cantidad de tiempo que dedica a extraer leche. Por ejemplo, si antes extraía leche de las mamas durante unos 10 minutos cada sesión, disminuya el tiempo a 9 minutos cada vez durante algunos días, después a 8 minutos durante algunos días, y así sucesivamente.
  • Si siente las mamas muy llenas cuando hace un cambio en la rutina, dé un paso atrás y vuelva a extraer la leche como lo hacía en el paso anterior. Cuando sienta las mamas más cómodas, puede seguir con el proceso de disminuir la producción
  • Si siente las mamas incómodas porque están muy llenas entre las sesiones para extraer leche, puede extraer leche a mano (3) o extraer pequeñas cantidades de leche. Retire solo la cantidad de leche necesaria para que las mamas no estén tan llenas y para sentirse cómoda. Hable con su proveedor de atención de la salud sobre medicamentos para disminuir la sensibilidad en las mamas.
  • Esté atenta a signos de conductos obstruidos o mastitis (consulte más adelante).

Dificultades

Algunas madres tienen las mamas congestionadas, conductos mamarios obstruidos y/o mastitis durante el tiempo que producen leche o durante el proceso de disminuir la producción.

Congestión mamaria

La congestión mamaria es la inflamación de las mamas. Esa inflamación puede causar sensación de calor y sensibilidad o incomodidad en las mamas, y hacer que sea difícil que la leche fluya.

Alivie la congestión extrayendo leche antes de que las mamas se sientan demasiado llenas. Si siente las mamas congestionadas, extraiga leche usando un extractor o las manos (3). Llame a su proveedor de atención de la salud inmediatamente si los síntomas empeoran y hay una zona caliente, roja, hinchada y sensible en la mama con fiebre, escalofríos y síntomas similares a gripe. Podría ser mastitis.

Conducto mamario obstruido

Un conducto mamario obstruido se siente como un bulto con dolor en la mama. Puede estar tibio y la piel podría verse enrojecida sobre el bulto.

La obstrucción de los conductos mamarios puede ocurrir cuando no se drena bien la leche del pecho. Esto puede suceder cuando hay demasiada presión dentro de la mama.

El tratamiento para un conducto mamario obstruido incluye:

  • Extraer leche con más frecuencia hasta que disminuya la inflación en la zona.
  • Usar paños tibios y húmedos sobre la zona durante algunos minutos antes de extraer leche.
  • Masajear la mama mientras se extrae leche y/o durante una ducha tibia. Intentar presionar detrás del bulto y masajear hacia el pezón.

Los conductos mamarios obstruidos pueden causar mastitis. Si está teniendo síntomas similares a gripe (dolor, fiebre, escalofríos) y una zona roja y caliente sobre el bulto o manchas rojas, llame a su proveedor de atención de la salud.

Mastitis

La mastitis es una inflamación de las mamas. Ocurre cuando no se vacía la leche de las mamas. Los síntomas incluyen una zona dura, hinchada, sensible en la mama con fiebre, escalofríos y dolor en el cuerpo similar a gripe. Contacte a su proveedor de atención de la salud si los síntomas no mejoran en las siguientes 12 a 24 horas.

Ayuda para usted

Su proveedor de atención de la salud podrá ayudarla con muchas de las dificultades que enfrenta después de perder a un bebé.

En Cincinnati Children’s podemos ayudarla a usted y a las personas que le brindan apoyo:

Recursos adicionales:

Asociación de Bancos de Leche Materna de América del Norte (Human Milk Bank Association of North America) en www.hmbana.org (solo disponible en inglés) o 817-810-9984

Video sobre masaje en las mamas y extracción manual de leche después de la pérdida de un bebé- tiny.cc/milkandloss (solo disponible en inglés)

Almacenar leche materna - https://www.cdc.gov/breastfeeding/pdf/preparacion-de-la-leche-materna-508.pdf