Un ataque es una “tormenta eléctrica” temporal que ocurre en la superficie del cerebro. Los ataques comienzan de repente y generalmente se detienen solos en uno a tres minutos. Los ataques son comunes: una de cada diez personas tendrá un ataque aislado en su vida.